viernes, 18 de mayo de 2012

Volver a verte

Ayer tuve un pensamiento que me hizo estremecer, el no volver a verte nunca, jamás...
"Caminé hacia la puerta y cuando la abrí la luz cegó por un momento mis ojos. De repente te vi allí, con tus pantalones marrón claro y tu jersey granate. "Habría jurado que era una rebeca", pensé. 
Mis hermanas te ayudaban a vestirte mientras te peleabas con esos malditos tirantes, que tenían toda la culpa.Tu mirada te delataba. Era esa mirada de resignación, donde se encuentra el agradecimiento por la ayuda, pero el agobio por no tener tu preciada autonomía. 
Y entonces corrí, como un potrillo desbocado hacia ti, para abrazarte y estrujarte como nos solías hacer tú de pequeños... y no tan pequeños.
Cuanto más me acercaba, más se alejaba tu imagen, como si fueras desapareciendo. Para cuando llegué a ti, y por sorpresa, me encontré abrazando a una de mis hermanas, la pequeña. Sentía su cuerpo resistiéndose a llorar, para no preocuparme, pero que iba venciéndose poco a poco... y luego..."
... luego desperté.
Pese al primer momento de tristeza, el mal pensamiento se desvaneció. He vuelto a verte. Gracias por tu visita. Hazlo siempre que quieras... por favor.