viernes, 18 de mayo de 2012

Volver a verte

Ayer tuve un pensamiento que me hizo estremecer, el no volver a verte nunca, jamás...
"Caminé hacia la puerta y cuando la abrí la luz cegó por un momento mis ojos. De repente te vi allí, con tus pantalones marrón claro y tu jersey granate. "Habría jurado que era una rebeca", pensé. 
Mis hermanas te ayudaban a vestirte mientras te peleabas con esos malditos tirantes, que tenían toda la culpa.Tu mirada te delataba. Era esa mirada de resignación, donde se encuentra el agradecimiento por la ayuda, pero el agobio por no tener tu preciada autonomía. 
Y entonces corrí, como un potrillo desbocado hacia ti, para abrazarte y estrujarte como nos solías hacer tú de pequeños... y no tan pequeños.
Cuanto más me acercaba, más se alejaba tu imagen, como si fueras desapareciendo. Para cuando llegué a ti, y por sorpresa, me encontré abrazando a una de mis hermanas, la pequeña. Sentía su cuerpo resistiéndose a llorar, para no preocuparme, pero que iba venciéndose poco a poco... y luego..."
... luego desperté.
Pese al primer momento de tristeza, el mal pensamiento se desvaneció. He vuelto a verte. Gracias por tu visita. Hazlo siempre que quieras... por favor.

martes, 10 de enero de 2012

Blanca Navidad


En apoyo a una amiga, que en una red social conocida, ha sido criticada por no ser la típica convencional que sigue la corriente a todo el mundo en estas fiestas navideñas.

Oh, blanca navidad... menos mal que te has ido de una puta vez. Es la época del año donde se magnifica todo... para bien y para mal. Lo único bueno es que puedo tomarme unas copas en buena compañía, con un familiar o un amigo... y este año casi ni eso he podido hacer... por lo menos, tranquilo.
La navidad es para los niños. Lo demás es tontería. Esos deseos de amor y felicidad para que luego se diluyan exactamente después de reyes. Esa cantidad indecente de dinero que nos gastamos cada año haciendo más ricos a los ricos... y haciéndonos más pobres a los pobres. ¿Donde está la crisis? Lo digo porque no he parado de ver codazos en todos los grandes almacenes de la zona.
Esas cenas que nos metemos entre pecho y espalda (el que pueda), muchas de ellas seguidas... que ya hasta uno aborrece cualquier manjar que en otro momento del año le apetecería sin lugar a dudas.
Te voy a decir lo que he visto esta navidad... darle el pésame a un amig@ porque ha fallecido un familiar... darle consuelo a un familiar muy enfermo que es consciente que poco a poco se va consumiendo... repartir juguetes a los niños de los toxicómanos, putas, desahuciados, parados, analfabetos, y un gran etc. del barrio... mantener abierto el centro todas las horas que puedo porque los organismos oficiales están de vacaciones... reírme a carcajadas con los “sin-techo” del barrio fumándonos un cigarrito y helándonos de frío en la puerta de la asociación... y sobre todo, abrir después de reyes y que todos los que “no tienen”, tengan una sonrisa para dirigirse a nosotros.
Será la deformación profesional... pero que no me vengan con cuentos... esto también es la navidad.