martes, 16 de agosto de 2011

La polémica visita

Parece que la visita del papa está trayendo cola, cosa que por otra parte no acabo de entender. El que suscribe esta entrada, la verdad, no es muy devoto de ciertos aspectos de la Iglesia Católica. También es verdad que le gusta más la persona que todo lo que pueda representar. Así, puedo decir, que me interesaba mucho más el papa anterior a éste, que no llega a convencerme.
Muchos integrantes de la iglesia me insinúan lo mismo siempre que toco este tema. O estás dentro, o estás fuera... nada de medias tintas. Puestos a elegir, que no quiero, entonces prefiero fuera puesto que para mí Dios no está ni por asomo cerca de los muros del Vaticano... quizás lo imagino mejor en algunos parajes, bellos paisajes o incluso en la Semana Santa. En Navidad no... pero este es otro tema. Por tanto puedo decir, al menos, que soy cristiano.
Como toda gran empresa, ésta no iba a ser menos, al estar integrada por personas (evidente) se corrompe. El hombre es débil. Toda una entidad no puede responder por unas cuantas manzanas podridas... pero, a la hora de emitir una postura global sobre un tema, la mayoría de las veces se muestra poco acertada y no acorde con los tiempos que corren.
Pero también estoy escuchando a muchos que han comulgado con la Iglesia de toda la vida cómo ahora se rasgan las vestiduras por el coste de la visita a nuestro país. Según tengo entendido, el 70% del coste lo sufragan los mismos voluntarios y peregrinos. El resto, es financiado por patrocinadores particulares y ventas de merchandising. También he podido leer que la comunidad de Madrid ha facilitado algunas cosas como, por ejemplo, reducir el bono del metro a un 80% para los peregrinos, cosa que no ha gustado mucho a los usuarios habituales. Lo entiendo. El estado ha invertido en seguridad... vamos, como cualquier jefe de estado que viene a visitarnos.
Pero, tampoco se dice que los alquileres de pisos en Madrid están a 150€ persona/día... un balcón está al doble... y la ocupación hotelera está al 100% desde hace meses. No te digo la inyección de dinero para todos los que tienen una tienda o un restaurante/bar. Por tanto, si vamos a hablar de dinero, habría que preguntarse... ¿cuanto nos ha costado?... y ¿cuanto le vamos a ganar?
Y así llegamos al segundo tema, el moral. Parece ser que hay personas indignadas porque se podía haber gastado ese dinero en el hambre en el mundo, concretamente en Somalia. Bueno, pese a que nos duela a todos, he de volver a recordar que el coste sale de dineros privados, no públicos. Así, yo no puedo decirte, saca la cartera que voy a comprarle un bocadillo a este pobre hombre... lo más normal es que yo te conteste que independientemente de lo que yo haga, saca tú la cartera primero, que yo ya veré donde me gasto mi dinero... o bien, no te vayas de vacaciones porque hace falta dinero en el mundo para otras cosas... si esto fuera así, no podríamos vivir mucho más con el sentimiento de culpa que produce. Así, si muchos jóvenes (y no tan jóvenes) prefieren pasar sus vacaciones viendo al papa en Madrid... ¿por que hay que censurarlos?... algunos son los mismos que pasan sus vacaciones ayudando en países subdesarrollados y para ellos ver al papa es alentar más sus fuerzas para el futuro.
Es verdad que me (nos) preocupa el no-futuro de estos niños... se me ponen los pelos como escarpias cuando leo que han muerto ya 30.000 en la última semana!... Cada vez que ocurre algo en el mundo, los primeros en ayudar del ranking somos nosotros, pero es que, a veces, nos la cogemos con papel de fumar... que yo no digo que no haya que ayudar a todo el que se pueda... yo solo digo que queda muy bien pegarse golpes en el pecho por lo que pase en el país remoto X (mientras el dirigente seguro que vive en un palacio y la ONU lo consiente porque no es petro-Kuwait), no ayudar ni a tu propio vecino... para luego aprovechar una noticia polémica (visita) y asociarla con otra desastrosa (Somalia). Pero, ¿del terremoto de Lorca no se acuerda nadie?
Solución... reparte... pero TU dinero, no el de los demás. Si tienes 10, quizás sea bueno 7 para Somalia y 3 para Lorca... claro que seguro que alguno me dice que también habría que hacer un esfuerzo por X... ¿hacemos una lista de prioridades?... pues haz tu lista. Sobre gustos, los colores.
Quizás sea aún mejor no tener otro hijo y adoptar a un niño de Somalia (o del país X, desgraciadamente hay tantos)... menos burocracia y dinero, más aceleración en los trámites sin olvidar un férreo control sobre el que adopta. Por cierto, de paso, acabaríamos en un futuro con el problema de las pensiones.
Moralejas: “Que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda”... y que “no se puede estar en misa y repicando”... y por favor, no mezclemos las churras con las "meninas" (sí, ya sé que son las merinas, ¡es que así escrito aún tiene que ver menos todavía!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario