jueves, 11 de agosto de 2011

La moda de mi barrio

Me encanta la moda que lucen algunos en el barrio. Que tiemble la pasarela Cibeles! Esos chongos mañaneros, con esas legañas en tus ojos morena! Ese escote ombliguero, campanas que repican de lado a lado a falta de algo que las contenga, con tus ondulaciones de vientre fuera a modo de dunas y con esas mallas sin bragas, presumiendo orgullosamente de alcancía... esas uñas XXXXXXL tuneadas con doscientos mil dibujitos... con tu brazo tatuado “te quiero Yonatan”... y por favor, que no falten la toreras de colores. Y si es muy temprano (las 10 o las 11), tu bata de guatiné con tus babuchas para comprar el pan o la leche en la tienda de la esquina (esto en verdad, me encanta). Ole! Y esos gritos de aliento hacia mi persona, “Pacooooo, ¡ay! que pena que estés casado, que te iba a dejar seco”, que después acompañas con tu delicada risa... (en realidad esto también me parece que tiene mucho arte, aunque cuando están en grupo se calientan y dan un poco de miedo).
Y ellos, esos corceles con la camiseta interior lamparera que deja entrever tu pelo macho lobo, bermudas con y de los piojitos, gordos calcetines negros de lana y sandalias cangrejeras. Ese pelo delicado y alicaido que no llega al hombro, y que nace alrededor de tus patillas (las de arriba... bueno y las de abajo también), desmarañado, así como dándole un estilo desenfadado. Esa barba sexy que te caracteriza de dos... de tres... digo de cinco días. Esas uñas para tocar la guitarra... sin tenerla en realidad...
Y es que gracias a Dios, hoy en día en el barrio no hace falta materia prima... pero por lo que más queráis, ¡elegid bien las combinaciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario