martes, 13 de abril de 2010

Es otro debate

Que nos pidan trabajar hasta los 67 como una de las medidas para hacer mas llevadera la crisis (que no acabar con ella) es un polémico debate que creo que se entendería mejor si se predicara con el ejemplo. Si se hiciera, aún a regañadientes, otro gallo cantaría.
¿Por que se nos exige esto si los diputados de la cámara sólo tienen que cotizar 11 años para cobrar la pensión máxima? (casi 2.500 € en 14 pagas) La razón principal que nos dan es que un político dedicado a esta vida (mu perra y mu dura, vamos) después de esos años le va a ser difícil incorporarse a la vida laboral. ¿Y a quién no, hijos míos?
Examinemos la ecuación. Un españolito de a pié trabaja “X” años en un puesto “Y”. Se queda sin trabajo y no hay más trabajo “Y” e intenta un trabajo “Z” (que por cierto no tiene nada que ver con “Y”)... pero como no hay tampoco “Z”, ni “A”, ni “B”, ni todas las letras del abecedario pues se queda parado... “es que he dedicado mi vida a “Y”, y ahora no puedo incorporarme a la vida laboral”, no?
Entonces, ¿que se hace con él cuando llega a los 65 años (ahora quieren 67)? Pues se mira lo cotizado y si tienes 15 años te dan la mínima, y si tienes 35 años te dan lo máximo que hayas cotizado.
Todo esto me recuerda a la vez que nos decían que para independizarse bastaba con vivir en un piso de 35 metros cuadrados, cuando “el principito” se hacía un superpalacio para vivir con su actual esposa plebeya (es que somos reyes cuando nos conviene... para lo demás, mastercard que lo pagamos todos). ¿Como se nos vendió? Pues que el palacio es patrimonio nacional y el amor debe estar por encima de todas las cosas, incluso de las reglas monárquicas... volvemos a lo mismo, soy rey cuando conviene... y nosotros tontos por consertirlo. Por cierto, doy las “gracias” a la prensa, radio y televisión por vendernos lo que le conviene al poder en cada momento sin rechistar.
Por eso, aunque los diputados tomaran ejemplo e hicieran lo mismo que todos los españoles, esto es, a currar y cotizar 35 años, no es que vayamos a arreglar el mundo, ni esta crisis, pero creo que nos daría una inyección moral, cosa que desde luego en este país brilla por su ausencia... "que la regla mida lo mismo para ambos lados".

martes, 6 de abril de 2010

La línea que no se debe cruzar

Cuando un adolescente se “pasa”, ahí tienen que estar sus padres para ponerle una mano en el pecho y pararlo. Esto es básico en la educación. Si por el contrario, permites y permites, algunos jóvenes buscan siempre las vueltas para sobrepasar los límites todo lo que puedan.
Y digo algunos porque, gracias a Dios, otros tienen una autodisciplina que seguramente ha sido adquirida, casi sin darse cuenta, sin decirles ni enseñarles nada, simplemente por lo que ven y experimentan en sus casas.
La sobreprotección y la desidia de algunos padres con respecto a sus hijos hacen que después, nos lamentemos y, lejos de preguntarnos si fuimos parte del problema, insistamos en la culpa de la educación en la escuela o de las malas compañías y.... en casos graves lleven a las desgracias... me refiero a las muy gordas.
Hago un inciso para recordar la historia que una amiga me contaba. En los servicios públicos del juzgado de menores de una ciudad, se leía la siguiente leyenda en una de las numerosas pintadas de la puerta de un water: "Soy menor y soy delincuente porque la justicia me lo permite"...
Si encima te ha tocado un psicópata que no ves venir, eleva al cuadrado el problema que se te plantea como padre. Así, te encuentras con la responsabilidad de que todo lo ocurrido va sobre tus hombros... y ninguno más. Y empiezan los juicios paralelos a los de la justicia, los públicos, a los que la gente en España les tiene un apego especial... eso de “no tirar la primera piedra” no va con nosotros... y si no, mira los índices de audiencia de los programas telebasura. Además, si te dan información manipulada, subjetiva y cortada con la carnaza más morbosa para que puedas emitir tu propio juicio manipulado, mejor.
Yo, lejos de echar más leña al fuego con el asesinato (o accidente, no soy juez, ni policía, no he visto las pruebas) cometido por la adolescente de Seseña, me pregunto lo siguiente con respecto a la ley del menor:
Si te caen X años, y el menor tiene 14, ¿por qué no se cumple 4 en el centro de menores y cuando tenga 18 se cumple el resto (X-4) en la cárcel? De esta manera, creo que la mano en el pecho parando al adolescente la ha puesto la sociedad en su conjunto... verás como se lo piensa la próxima vez y tiene más claro la línea que jamás debe cruzar.