jueves, 24 de diciembre de 2009

Esos "salvadores" navideños

Con esto de que estamos en fiestas suelen proliferar los “donantes navideños”. Son los que se acuerdan de que debe haber paz y amor, que ayudan a los demás, que incluso dan lo que tienen... en el bolsillo/bolso en el momento, hacen limpieza de armario, buscan juguetes en desuso... pero sólo en Navidad.
No me malinterpretéis, toda ayuda es buena... ahora, si el resto del año eres un cabrón, aquí no pasa nada... ya has lavado tus pecados en un par de semanas, repartiendo besos, felicitaciones y ayudando al prójimo. Parece un Ramadán, pero con la diferencia de que comes por un tubo.
Veréis, no creo que se trate de ser “bueno” dos semanas del año, ni tampoco pretendo decir que tengamos que llevar una túnica blanca con una margarita en el pelo predicando una filosofía de amor todo el año... basta con ser “normal”, tener sentido común , con nuestras virtudes y nuestros defectos y putear lo mínimo posible durante el año... si además aportas algo ayudando a lo demás, pues mejor que mejor.
Que estas fiestas vienen bien desde el punto de vista de “ayuda”... pues sí, la verdad, lo notamos... pero no me gustan los que se ponen las medallas en estas fiestas erigiéndose como los salvadores del mundo, vociferando e insistiendo en sus ayudas puntuales, mientras el resto del año parecen estatuas griegas.
Insisto, que no se tiene ninguna obligación, ni para ser un salvador en estas fiestas ni para serlo el resto del año... más bien lo que digo es que da igual cuando y cuántas veces lo hagas, pero sobre todo (como le gustaba decir a un gran difunto amigo mío), “lo que haga tu mano derecha que no lo sepa tu izquierda”... así es cómo realmente se ganan medallas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario