jueves, 3 de diciembre de 2009

Aconfesional... cuando conviene

Que somos un estado aconfesional… ya lo sabemos. Parece que ser tolerante a veces significa quitar en vez de poner, destruir en vez de construir. Siempre esto ha sido más fácil.
Que se “exija” que se quiten los crucifijos de las paredes porque es anticonstitucional ya me parece dar una vuelta de rosca a la opinión pública que está hasta el gorro de que los “mandamases” no paren de preocuparse por cosas que al resto de los mortales no nos parecen tan importantes.
Que además se pida que los quiten de todos los colegios… me van a perdonar… si es un colegio privado me parece que os la vais a comer que para eso se paga. Si además, el colegio es religioso, a ver como quitas lo que más lo representa.
Me estoy acordando que en mi antiguo “cole” había un montón de cuadros religiosos… entonces esto no es arte, es un atentado contra mi “constitucionalidad”, y por tanto… que los quiten, ¿no?
De paso, me gustaría recordar a todos estos que están alzando las voces con quitar, destruir y dar por ahí, que el día 24 ni se les ocurra celebrar la nochebuena, ni que se les ocurra regalar nada el día de Reyes… (y que crean más en un gordo panzón de rojo que vuela en un trineo con un montón de renos)… vamos, que ni siquiera salgan a la calle con sus hijos para ver la cabalgata… porque esto sería “anticonstitucional” y somos un estado aconfesional… y al hilo de esto, espero que todos los que están pidiendo esto... no estén casados por la iglesia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario