sábado, 28 de noviembre de 2009

Ese dolor que nubla tu mente

Sigo el consejo de Arbatán y escribo sobre esto, así si alguien lo ha pasado (le entiendo) o pasa (le compadezco) y si tiene que pasarlo... (le apoyo).
Ante un dolor físico que perdura en el tiempo demasiado (o si es que ya es crónico), las ideas no fluyen demasiado sobre la cabeza y dan vueltas por la nublada mente que ya uno aqueja, sobrecargada por el dolor... este dolor que no se quita.
Tampoco el sitio acompaña. Se han convertido en las mismas paredes de siempre, la misma mesa, las mismas cosas... que rutinario todo... y este dolor que no deja pensar... ni escribir. "Joder, que mal puse la barra de la cortina... no sé como no se cae".
Negocio la forma que toma mi cuerpo en la cama, para no sentir nada... es lo que quiero, no sentir absolutamente nada... cuando hay pocas cosas que lo paran... y así, si entra la ansiada paz, la decisión es no moverse... mirar al techo... no te muevas... "¿No sé si cambiar el color del techo?... mmmmm"
- Probaremos esto.
- ¿Tengo alternativa?
- Pincharemos aquello.
- Haga lo que sea... pero hágalo.
- No te muevas.
- Para eso estoy... Dr., en cuanto se vaya Vd. practicaré "breakdance".
Luchando y luchando me vence, y este cuerpo sabio, no por la mente sino por su genetica avanzada de todos estos miles de años, hace que se envíe la señal que le dice al cerebro ¡basta!... y hace que se duerma... así consigues pasar unas horas de paz... "las otras horas estoy drogado"...
Pocas cosas me tienen conectado al mundo, gracias a mi portátil... claro que antes de cogerlo empiezas a pensar la postura que debes hacer paso por paso para que no te de un "traquío de esperate y no te menees"... "Me recuerda en algo al manejo de Windows..."
El correo con el trabajo, mi Blog... mi Facebook... el Msn con mi primo estadounidense (en verdad es más sanluqueño que otra cosa, vamos)... los del trabajo mienten para que uno se sienta mejor... pero se lo agradezco... y agradezco las llamadas de familiares animándome (cuando me he podido poner)... y los gestos de los amigos que me han escrito también.
Sólo me faltaban los agradecimientos a los seguidores del blog, que aún escribiendo apenas algun comentario de respuesta han seguido visitandome, y no les quería defraudar... así que en cuanto esto que incordia a mi cuerpo y hace que no permita ni pensar decida abandonarme... prometo seguir dando guerra.

P.D. Por cierto, en ciertos momentos del pasado pero sobre todo en estas dos semanas, la canción "Menos mal" de Manuel Carrasco te viene como anillo al dedo, compañera mía.

6 comentarios:

  1. ¡¡¡Hombre, que alegría verte escribir de nuevo!!! Parece que "la oriental" te ha permitido escribir algo. Un abrazo y que pronto te tengamos al 100%.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, macho. Espero que sea pronto que ya añoro esas cervecitas... y esas tapitas... :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Fran, ignoramos exactamente lo que te puede pasar pero lo que si está claro es que estás en cama y un poquito..."baldao" digamos.
    Pues nada, desde aquí nuestro más sinceros deseos de recuperación, que aunque sea lenta la recuperación a la larga será más efectiva.
    Saludos
    C.P. y A.P.

    ResponderEliminar
  4. Pues muchísimas gracias por vuestros ánimos. De verdad, esto hace que la moral me suba.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay mi chiquitín, que los años no pasan en balde!!! Ja, ja, muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Oye, mira, que por la edad no ha sido, eh? Que todavía no soy tan viejo...! :)
    Un besote.

    ResponderEliminar