lunes, 9 de noviembre de 2009

En el descanso

Después de otra “batalla”
tu cuerpo yace en la cama,
silueta perfecta a contraluz,
perfecta escultura tumbada.

La piel entre sombras y luces,
lo que enseñas... pero no enseñas,
silencio que calma y no rompes,
lo que muestras más que lo que hablas.

Me da miedo pensar,
no tener este momento de nuevo,
pasión no te vayas aún,
que existas mientras no muero.

Acerco mi boca a la tuya,
a unos centímetros estamos,
observándonos incrédulos,
que tan cerca nos encontramos.

Cercanía de corazón,
cercanía de alma,
cercanía en los cuerpos,
cuerpos que se funden hasta el alba.

3 comentarios: