viernes, 7 de agosto de 2009

El Matrimonio

En breve, unos viejos y queridos amigos se casan. Esto, hoy en día es un verdadero logro, ya que algunas parejas que deciden casarse en realidad obedecen a una inercia incontenida, producto seguramente del empuje que realiza la familia y, en definitiva, la sociedad en la que vivimos.
No es el caso de esta pareja, os lo aseguro, entre otras cosas porque su noviazgo no ha durado dos días precisamente. :) ... vamos, que lo han pensado muy bien. ;)
Yo siempre he mantenido, y mantengo, que el mejor estado es con el que cada uno se encuentre mejor. Novio, casado, soltero ... da igual mientras seas sincero contigo mismo y con la de enfrente, claro... y que ella comparta el sentimiento también. Lo que suele pasar, es que en una relación madura se va pasando de un estado a otro, lo cual no quiere decir que acabe en matrimonio pero sí ,por lo menos, en la convivencia.
El otro día tomábamos unas copas en un pub unas cuantos amigos en pareja, y salió el comentario de que se había publicado una estadística que de cada cuatro parejas, tres se divorcian... a lo que todos pegamos una carcajada, entre otras cosas porque en ese momento precisamente éramos tres matrimonios (los que faltaban, entre otros, son los que se van a casar ahora).
A mí, las estadísticas me la traen un poco al pairo. No porque no sean útiles, sino porque hay que interpretarlas bien. En ésta, por ejemplo, habría que hacer hincapié precisamente en que por lo menos se casaron las cuatro parejas, ¿no?
Tampoco se suele publicar una estadística donde expongan cuantas parejas de novios no llegan a casarse, o se separan cuando estaban viviendo juntos. Parece que hay que darles caña a los casados... "que eso ya no se lleva"... sí, sí... pero al final, a "jincar" los cuernos, como casi todos.
Las estadísticas no reflejan los sentimientos, el compromiso, el esfuerzo, el sacrificio, la compañía, la sensualidad, el sexo, el amor, etc... con lo que tampoco me valen de mucho, por lo menos, para ver los datos así, en frío.
Así que, a la pareja, os deseo la mayor de las felicidades, ya que lo importante es hacer lo que os salga de “ahí”, que para eso es vuestra vida... ¡tanta estadística, ni sociedad, ni ocho cuartos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario