sábado, 13 de junio de 2009

Viento de levante

Ya está aquí el veranito... ya ha llegado a mi ciudad... calor que invita a la playita... y a tomarte unas cañitas. Comienzan las barbacoas, las reuniones donde te encuentras con gente que hacía tiempo no veías, o simplemente disfrutas con los tuyos de estos maravillosos días.
Esos baños refrescantes, esos refrescos en la arena, esos paseos por la orilla. El ponerte morenito, esos cuerpos al sol, el ver la puesta del astro rey, el tomarte unos cubatitas por la noche en el pub de la playa. Ese pescaito en los chiringitos, da igual al mediodía o por la noche, esa luz, ese cielo azul, ese cielo negro con miles de puntitos y esa luz de luna.
Pero hay una peculiaridad en esta zona, que nos acompaña en algunos de estos días, y es nuestro particular y "querido" viento de levante. Es un viento que hace que la sensación térmica sea aún más elevada. Se te pega la ropa al cuerpo, debido al sudor. Es molesto, pegajoso y suele venir acompañado de un leve dolor de cabeza, incrementado si eres de fuera y no estás acostumbrado al mismo.
La arena de la playa se levanta, impidiendo comerte ese deseado bocadillo de "filete empanao" que engollipa a cualquiera. Las sombrillas se doblan o salen volando. De hecho, ya nos lo tomamos en plan competición... detrás de una sombrilla volante, suele haber una anciana que por mucho que corra la pobre mía, su velocidad de crucero hace imposible que gane la carrera. "No se preocupe, señora, que yo se la clavo bien... me refiero a la sombrilla en la arena".
Pero, es que nadie dijo que se es perfecto, y es que "al sur", al igual que a tu amante hay que quererlo, con sus virtudes y sus defectos..., y créanme señores míos, cuando les comento, que en el sur se vive como no se hace en el resto del mundo entero.

2 comentarios:

  1. Paaaaraaa,paaara,para!
    El viento de Levante será un defecto, peroo....lleno de virtudes, y encima virtudes que se agradecen muchísimo, por ejemplo: Limpia el ambiente de esos molestos insectos veraniegos a los cuáles nadie invita nunca y están hasta en la sopa; limpia el ambiente de polución, de gérmenes, de contaminación, etc; y sobre todo !limpia! la "malage previa" que les entra a muchas personas, malage que, si la observas bien, sirve para anunciar la llegada del sudodicho "airecito".
    Y luego, una vez finalizada su visita, ves tu (nuestra) ciudad, más... limpia, más... brillante, más...bonita y, por supuesto a sus habitantes con una gran alegría renovada (¿Porqué será?).
    ¿Y para sudar? Os invito a la zona del mar Mediterráneo que, con sus calientes aguas y el efecto reflectante del sol, se suda que da gustito. No hace falta ni que te duches, siempre estarás mojado.
    Un saludo
    Coral

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno! Tras leer tu entrada se me ha venido a la cabeza esta letra de Ruibal...

    Ay!, al revuelo de tu falda,
    qué fresquito es el verano.
    Dame tu boca de limonada
    y cura mis labios que están quemados.
    !Ay!, qué me importa a mí el levante,
    si nos vamos por la orilla:
    yo vivo el sueño del navegante
    y sueño que te llevo la sombrilla...
    ¡Ay!, toíto Cái lo traigo anda'o,
    desde El Puerto hasta Zahara;
    tengo la fiebre del aluna'o,
    sería el delirio si me besaras

    Así es como nos deja el levante, con la " fiebre del alunao"
    Besitos

    ResponderEliminar