lunes, 8 de junio de 2009

La vara de medir

El papel que juegan las ONGs y los agentes sociales implicados en un proyecto que se realice en un determinado lugar, dígase, estado, ciudad o barrio, es totalmente decisivo. La administración pública no puede hacerse cargo totalmente de estos quehaceres y recurre por varios motivos a las Asociaciones. Uno de los principales motivos es, como siempre, el dinero. Se sabe que una ong gasta diez veces menos, llega a las personas diez veces más y lo hace diez veces más rápido.
Soy consciente de que ha habido algún caso en el que se ha defraudado caudales públicos... pero eso no es motivo suficiente para juzgarnos a todos por igual. De hecho, por ejemplo, en la Asociación donde trabajo el dinero está supervisado por cinco personas distintas. Esto es, el presidente, el tesorero, la secretaria, el contable y el gerente. Por no decir que trimestralmente hay que rendir cuentas a la junta directiva al completo (unas 12 personas) y anualmente a los socios (cerca de 200)... y a la administración. Osea, que si te lo propones, se hace harto difícil (por no decir imposible) el fraude. Aquí se estira hasta el último céntimo de €.
Otra de las razones es que es un problema que nos afecta a todos. Sí, sí... a todos. ¿Quieres las calles llenas de gente desesperada? ¿Que haya una sublevación popular? ¿Que la inseguridad ciudadana aumente hasta límites insospechados? ¿Que tu ciudad se inunde de drogas? Pues quita todas las ONGs y deja todo en manos de la administración, a ver que pasa. Por no decir que con mucho dinero harían “muyyyy” poquito...
Por eso, a ver si algunos se quitan de la cabeza de que las asociaciones están sólo para pedir dinero. Y, en lo que afecta a la administración, a ver si también algunos “jerifantes” se lo quitan también. Porque es que se creen que vivimos del aire. Todavía, este año, no han dado NINGUNA subvención. Y es que a la hora de exigir resultados en un tedioso y rudimentario papeleo burocrático, son los primeros... pero a la hora de pagar... la vara no mide lo mismo de un lado que de otro.

1 comentario:

  1. ¡Qué pena! Pero no me extraña, ellos a lo suyo y vosotros a sacar todas las castañas del fuego.De vergüenza que en junio todavía no haya llegado la subvención. ¡A comer del aire!

    ResponderEliminar