lunes, 29 de junio de 2009

Hasta Siempre

Que Farrah Fawcett haya fallecido es una pena. No sólo porque siempre se siente una muerte, sino porque la que se ha ido ha sido todo un icono sexual para la década de los 70 y 80. Para colmo, fallece el mismo día que lo hace Miguel Jacobo, haciendo que su muerte haya pasado un poco desapercibida en los medios. Desde luego, para los que la recuerdan, no.
A mí, con lo de Miguel, me ocurre que tengo un poco el corazón dividido. Si me voy a lo que es el artista, pues la verdad es que ha desaparecido un icono a la altura de los más grandes. Su música rompió barreras y estilos que hasta entonces nadie había creado. Muchas de sus canciones todavía se recuerdan hoy en día, y millones de fans lloran por la pérdida. Todavía recuerdo cuando cantó (y sobre todo cómo bailó) Billy Jean en la gala de la MTV cuando era la primera vez que una persona negra lo hacía en la misma. Impresionante.
Hasta que se le fue la cabeza. Entonces es cuando me voy a la persona, y uno ve que estuvo atormentado durante toda su vida (como casi todo genio). Fue acusado dos veces por pederastia, una no llegó a juicio por un acuerdo de 20 millones de dólares y la otra le absolvieron por no-culpable, que no es lo mismo que inocente, o sea, falta de pruebas. A parte, llevaba años puliéndose el dinero de su renta en sus locuras estéticas y otros, y que no se subía a un escenario desde hace 15. Ahora deja una herencia de deudas y parece que todo el mundo cercano a él quiere “salir por patas”.
Pero como no estamos aquí para juzgar a los demás, que de eso se encargan otros, pues nos quedaremos con el artista y lo que supuso para nosotros sus canciones en nuestra vida.

jueves, 25 de junio de 2009

Internet Seguro.

Hablaba con un usuario del concepto Web 2.0 y la preocupación que tenía con respecto los servicios que ofrece Internet y la seguridad para con sus hijos. Sentía impotencia al reconocer no tener el mismo nivel que su hijo en temas informáticos.
Bueno, es cierto que lo ideal es tener conocimientos informáticos parejos (al menos) con respecto a tus hijos para tener un control sobre lo que hacen o dejan de hacer en la red, pero si no es así, no está todo perdido. Lo mejor es la prevención, dialogo y uso correcto... nunca la prohibición.
Existen blogs que te ayudan a una navegación segura y un decálogo para padres muy útil sobre el uso responsable en Internet que incluyen consejos para los hijos también.
Se pueden utilizar filtros de contenidos especificando la categoría que no quieres que se visite (algunos de ellos son gratis). También debes mantener actualizado el antivirus, antispyware y si tienes un cortafuegos, mejor. Hay métodos alternativos, como ofrece Danba, que te avisa al móvil mediante un sms de las páginas web sospechosas.
Se puede denunciar casos de Cyberbullying y también páginas de pornografía infantil indicando la URL, el nombre o alias del sospechoso y las descripción de las imágenes. Si se estableciera contacto con algún pedófilo, enviar el encabezado del email.
Enviar a Guardia Civil (uco@gcivil.mir.es) ó Dirección General de Policía (denuncias.pornografia.infantil@policia.es) o en la web de denuncias Protegeles del Proyecto Europeo Securenet.
Bueno, espero que toda esta información y consejos os sirva de mucho y os traslade la misma tranquilidad que me mostraba el usuario después de toda esta explicación que le hice, y que hoy, he decidido ponerla aquí.

sábado, 20 de junio de 2009

Y llegaste tú

A quien le concierna...

Como la miel a los labios,
el sonido al sordo,
la vista al ciego,
como la voz al ruiseñor.

Como el mar a la playa,
la luz a las sombras,
el fuego al hierro,
como oasis en desierto.

Como las manos a la guitarra,
el camino a los pies,
la sonrisa a la boca,
las curvas al cuerpo.

Como el latido al corazón,
los pensamientos a la memoria,
el aire a los pulmones,
los sentidos a la piel.

Como la paz al descanso,
el sueño a la pesadilla,
el amanecer a la noche,
la calma a la furia.

Como la vida donde no había,
el agua a la sed,
lo dulce a lo amargo,
... así llegaste tú.

jueves, 18 de junio de 2009

La Charla

En esta época, cuando finaliza el curso escolar, solemos analizar los resultados que nuestros alumnos de Apoyo Escolar han tenido a lo largo del mismo, y como es inevitable les cae a los que han suspendido la típica “charla” del pesado de turno, esto es, yo.
Quiero pensar que sacarán provecho de la misma, aunque mucho me temo que no va a ser así. Por lo menos no a un 100%. Con la mitad me conformaría. Pero eso de estar hablando y que asientan con la cabeza mientras tienen los ojos fijos puestos en mí y realmente están pensando que “a ver cuando termina de hablar este tío”... sin realmente escuchar... ensimismados... bostezando... hace que se me caiga el alma a los pies.
El otro día me preguntó un alumno que quién era William Shakespeare... tras un silencio abismal, con cara de sorprendido y tras explicárselo, pensé. “Bueno, quizás no lo sabe porque es de otra generación a la mía, no se lo han exigido, no se lo han explicado, no le suena de ninguna película que haya visto (ya no digo libro leído, porque eso es mucho exigir)...”, pero cuando ya me quedé de piedra es cuando me preguntó seguidamente, “¿Y Salvador Dalí? Bueno, chaval, es que lo tuyo no tiene nombre”, respondí.
Y de eso trató la charla de este año. Que uno no estudia porque se lo exijan. Que uno debe estudiar para abrir su mente, por inquietud, por saber más, por admirar las cosas, por profundizar en terrenos desconocidos, por encontrar otros mundos, por entender, por viajar, por no quedarse atrás, por mejorar e incluso ser mejor persona, por comprender, por aprender y por un sinfín de motivos.
Y no se estudia por un premio, por una play prometida (si es que tienes dinero), por una bici, por las vacaciones, por el verano, por permitirme todo lo que yo quiera, por la ley del mínimo esfuerzo, por obligación, por hacer la tarea que si no me castigan, por bajar antes a la calle... así, quizás con el tiempo, y rogándole a Dios porque deje llenarte esa cabeza ocupada ahora de pajaritos, no serás un verdadero cenutrio!

martes, 16 de junio de 2009

Carta de un Cordobés a ZP

Ayer recibí un email de una compañera de trabajo que contenía una carta cuyo autor pedía que se difundiera lo máximo posible. Aquí os la dejo y yo mismo haré el primer comentario.
"Uno de Córdoba a nuestro estimado presidente del gobierno"

Estimado Sr. Zapatero:
Estoy trabajando desde que tenia 20 años (cuando terminé el servicio militar), ahora tengo 45 años, y mi mujer igualmente empezó a trabajar a los 22 años en la actualidad tiene 43 años, desde esa fecha no hemos dejado de pagar en ningún momento nuestros impuestos, seguridad social, desempleo, contribuciones, impuestos de vehículos, etc. etc. etc. Como consecuencia de esto me encuentro con que mi hija era penalizada a la hora de elegir colegio por que sus padres trabajan (pagando impuestos).
Yo trabajo en una entidad financiera en un barrio "pobre" de Córdoba en el que los subsidios del Gobierno, de la Junta de Andalucía, del Ayuntamiento de Córdoba y del "sumsum corde" son totalmente habituales y concedidos a discreción, pero me sorprende que en muchas de las cuentas a las que llegan estas ayudas de emergencia social o solidarias, se permitan pagar recibos de Canal Plus por importes superiores a los 100 euros mensuales (yo personalmente me conformo con la "TDT" y eso que me gusta el fútbol un montón), recibos de telefonía móvil por importes superiores a los 200 euros mensuales en muchos casos (yo cuando pago mas de 50 euros entre el teléfono de mi mujer y mio pillo un rebote de impresión), y otras perlas por el estilo.
Estoy hasta las narices de que la gente venga a cobrar el desempleo a las 08.15 horas de la mañana del día 10 con toda la prisa del mundo porque se tienen que ir a trabajar, a un trabajo por el que no pagan impuestos y por el que no contribuyen a la seguridad social, a esa misma a la que si tienes la desgracia de tener que ir te citan a seis meses vista, o que cierra plantas enteras de los hospitales en épocas vacacionales para ahorrar (se lo que digo porque mi mujer es empleada de la misma).
por todo ello Sr. Presidente le ruego que deje la desgravación de vivienda como esta y que el ordenador portátil que le va a dar a mi hija y la bombilla se los meta en los "güevos" que ya me encargo yo de comprarlos, y que en vez de asesores contrate a mas inspectores de trabajo que controlen a los parados que no lo están , y que las administraciones antes de dar ayudas con el dinero de los demás comprueben que no son para ver el Madrid-Barsa o para llamar a la linea del tarot de Lola montero.

Sin otro particular reciba un cordial saludo "soo pedasso de m....."

sábado, 13 de junio de 2009

Viento de levante

Ya está aquí el veranito... ya ha llegado a mi ciudad... calor que invita a la playita... y a tomarte unas cañitas. Comienzan las barbacoas, las reuniones donde te encuentras con gente que hacía tiempo no veías, o simplemente disfrutas con los tuyos de estos maravillosos días.
Esos baños refrescantes, esos refrescos en la arena, esos paseos por la orilla. El ponerte morenito, esos cuerpos al sol, el ver la puesta del astro rey, el tomarte unos cubatitas por la noche en el pub de la playa. Ese pescaito en los chiringitos, da igual al mediodía o por la noche, esa luz, ese cielo azul, ese cielo negro con miles de puntitos y esa luz de luna.
Pero hay una peculiaridad en esta zona, que nos acompaña en algunos de estos días, y es nuestro particular y "querido" viento de levante. Es un viento que hace que la sensación térmica sea aún más elevada. Se te pega la ropa al cuerpo, debido al sudor. Es molesto, pegajoso y suele venir acompañado de un leve dolor de cabeza, incrementado si eres de fuera y no estás acostumbrado al mismo.
La arena de la playa se levanta, impidiendo comerte ese deseado bocadillo de "filete empanao" que engollipa a cualquiera. Las sombrillas se doblan o salen volando. De hecho, ya nos lo tomamos en plan competición... detrás de una sombrilla volante, suele haber una anciana que por mucho que corra la pobre mía, su velocidad de crucero hace imposible que gane la carrera. "No se preocupe, señora, que yo se la clavo bien... me refiero a la sombrilla en la arena".
Pero, es que nadie dijo que se es perfecto, y es que "al sur", al igual que a tu amante hay que quererlo, con sus virtudes y sus defectos..., y créanme señores míos, cuando les comento, que en el sur se vive como no se hace en el resto del mundo entero.

miércoles, 10 de junio de 2009

La estupidez humana

Hoy me ha llegado un hombre a la Asociación pidiéndome unos tenis. Parece ser que le habían robado mientras dormía en mitad de la calle. Venía descalzo, esto es, un calcetín en un pié y en el otro una servilleta de tela de un bar que vete tú a saber de dónde sacó, para poder caminar. Encima, la calle (como os comenté) está de obras, y es de suponer que tuvo que pasar un calvario para llegar.
El hombre, con postura erguida manteniendo su dignidad me dijo que aún sabiendo que era tarde (todos los voluntarios que hacen esta encomiable labor todos los días ya se habían ido), y que interrumpía mi clase, si podría hacer el esfuerzo de buscarle cualquier calzado acorde a su número... si puede ser. Encima educado, pensé yo.
Una vez solventado el problema y haber añadido unos calcetines al susodicho, por aquello de que soltara ya esa servilleta, el hombre me decía que menos mal que estaba abierto y que le hubiera atendido, porque le habían dicho los de la obra que mañana se pasara a ver si tenían algo para él, y claro, no iba a presentarse de esa guisa. Encima trabajador, con esperanzas e ilusión... no si es que te ha tocado “la china”, macho.
Después de agradecernos el favor, nos pidió que le hiciéramos el favor de fotocopiar un par de documentos que necesitaba para arreglar unos temas con la administración. No, si es que encima es responsable. Lo que yo te digo. Que más mala suerte no has podido tener.
Y se fue. Después de todo esto pensé en el que había robado a este hombre y me vino a la cabeza una frase del magnífico Albert Einstein, y cito: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y de lo primero no estoy seguro”. ¿Hasta donde llega la sinrazón? ¿Se puede ser más mezquino? ¿Como se puede robar unos tenis a un chaval que está en la calle tirado?
De verdad, a veces es que simplemente me avergüenzo de pertenecer a la raza humana.

lunes, 8 de junio de 2009

La vara de medir

El papel que juegan las ONGs y los agentes sociales implicados en un proyecto que se realice en un determinado lugar, dígase, estado, ciudad o barrio, es totalmente decisivo. La administración pública no puede hacerse cargo totalmente de estos quehaceres y recurre por varios motivos a las Asociaciones. Uno de los principales motivos es, como siempre, el dinero. Se sabe que una ong gasta diez veces menos, llega a las personas diez veces más y lo hace diez veces más rápido.
Soy consciente de que ha habido algún caso en el que se ha defraudado caudales públicos... pero eso no es motivo suficiente para juzgarnos a todos por igual. De hecho, por ejemplo, en la Asociación donde trabajo el dinero está supervisado por cinco personas distintas. Esto es, el presidente, el tesorero, la secretaria, el contable y el gerente. Por no decir que trimestralmente hay que rendir cuentas a la junta directiva al completo (unas 12 personas) y anualmente a los socios (cerca de 200)... y a la administración. Osea, que si te lo propones, se hace harto difícil (por no decir imposible) el fraude. Aquí se estira hasta el último céntimo de €.
Otra de las razones es que es un problema que nos afecta a todos. Sí, sí... a todos. ¿Quieres las calles llenas de gente desesperada? ¿Que haya una sublevación popular? ¿Que la inseguridad ciudadana aumente hasta límites insospechados? ¿Que tu ciudad se inunde de drogas? Pues quita todas las ONGs y deja todo en manos de la administración, a ver que pasa. Por no decir que con mucho dinero harían “muyyyy” poquito...
Por eso, a ver si algunos se quitan de la cabeza de que las asociaciones están sólo para pedir dinero. Y, en lo que afecta a la administración, a ver si también algunos “jerifantes” se lo quitan también. Porque es que se creen que vivimos del aire. Todavía, este año, no han dado NINGUNA subvención. Y es que a la hora de exigir resultados en un tedioso y rudimentario papeleo burocrático, son los primeros... pero a la hora de pagar... la vara no mide lo mismo de un lado que de otro.

jueves, 4 de junio de 2009

La Obra

Llevamos un par de semanas de obras en la calle. Y nos han dicho que va para largo. Obras que desde el principio no hemos entendido muy bien que digamos en el barrio. Las dudas que nos visitan son debido a que han levantado la calle entera, esto es, de un extremo a otro (yo diría que mide un kilómetro) ya que es una de las principales arterias de la Zona Norte. Además, cuando digo entera... digo que no han dejado ni un pequeño paso para los peatones. Por supuesto, el tráfico esta cortado.
Hablando con la gente del barrio, lancé la pregunta inevitable de que por qué no la habían levantado tramo a tramo. De esta forma, no hundes todos los negocios a la vez, que es lo que les faltaba para este suma y sigue con la megacrisis... debería decir resta y sigue.
Alguno me decía que así tardarían menos... bueno, habría que comparar los tiempos ya que si con un poco de tiempo más, hace que no sufran tanto los pequeños y medianos comerciantes... entonces que lo hagan más rápido no me convence en absoluto.
Además, la gente podría pasar por casi toda la calle, pudiendo comprar en los comercios de siempre. El tráfico sólo tendría que desviarse doblando sólo una esquina, dando de nuevo la vida que estoy viendo como se interrumpe con el sonido de las máquinas, las herramientas al uso, la arena, el polvo, el insoportable edor... y ya no te digo los animalejos que entran y salen... que estoy pensando en comprarme una silla de montar para organizar un rodeo en el barrio. :)
El colmo fué cuando uno me insinuó que tenían que hacerlo todo a la vez, porque ya les ha pasado que al colocar nuevas tuberías se daban cuenta que entre un extremo y otro, en calles tan largas, se producía un gran desnivel... y digo yo... después de milenios de ingeniería, donde el hombre ha realizado las más inmensas y maravillosas obras arquitectónicas, ¿me estás contando que ese es el verdadero motivo? ¡Venga, hombre! ¡A otro perro con ese hueso!

martes, 2 de junio de 2009

Traición

Bueno, vamos con otra entrada... para empezar la semana bien, el Lunes me robaron el móvil. Pues sí, se metió unos segundos en mi despacho, en uno de los pocos descuidos que tenemos mi equipo y yo, y cogió lo primero que vió. Al minuto, me pareció raro que un usuario entrara y saliera de la Asociación tan rápido. Miré en la mesa de mi despacho y, claro, me di cuenta.
Mi primera reacción fué avisar a los demás, pensar entre todos la escena y caer que el ratero ya era viejo conocido de nosotros. Lo cogimos una vez en la calle "in fraganti" vendiendo la ropa que nosotros le habíamos donado. La Asociación quería que no volviera más, pero yo mismo les convencí que le dieramos una segunda oportunidad... y toda esta conducta por unas miserables "papelas"... que pena.
Ya se sabe, "si con niños te acuestas, te levantas mojado". Alguno pensará más acertado el dicho de "cría cuervos y te sacarán los ojos", pero, para mí, es una injusticia medir a todas las personas desfavorecidas por el mismo rasero. La verdad es que me sorprende que después de 5 años trabajando en la Asociación, no me lo hayan hurtado antes ;).
"Totá", después de darnos una vuelta por el barrio por si lo veíamos, la trabajadora social me comentaba que no me enfadara. Nada más lejos. Lo que me ha molestado es que haya traicionado nuestra confianza, que se haya cerrado las puertas de los que lo ayudan, que haya quemado las naves en la playa. Quizás esta reacción os sorprenda, pero deberíais hablar con la gente que vive en la calle. Es muy duro. Mucho. Y por eso, algunos se ven desesperados a hacer cosas que realmente no harían de otra manera. Hasta el punto de no ver las cosas con perspectiva... porque desde luego hay que ser subnormal para robarme el móvil, precisamente a mí.
En fin, el móvil es lo de menos. Bonito diseño, flojo en batería, con su bluetooth... y poca cosa más que me regalaron con los puntos. Minutos después del robo ya estaban las llamadas restringidas. Pedí un duplicado del número en una tienda de telefonía, la puse en un telefono que tengo que tampoco está mal y restauré la copia de seguridad que tenía de la agenda de contactos. Sin problemas.
Por último, les dí el IMEI al operador de telefonía para que inutilizaran el móvil y no sirviera para absolutamente nada. Espero que al que se lo venda, no le de por pensar que es un timo... y termine por pegarle una paliza al ratero. :)