lunes, 18 de mayo de 2009

Vete a la porra

Aunque más de una vez hemos utilizado esta expresión, quizás no se sepa que su uso se remonta a las batallas que en Flandes libraban nuestros Tercios. Parece ser que cuando acampaban, se colocaba una porra en el centro del campamento, y a su alrededor se colocaban las armas más importantes y a los soldados más novatos para su mayor protección. Pero también, cuando algún soldado era arrestado se le ordenaba que se sentara cerca de la porra. De ahí hasta nuestros días.
Claro, que otra forma de decirlo se puede atribuir a cuando te "mandan a hacer puñetas". Las puñetas eran la parte más cercana de la manga que antiguamente se realizaban con bordados y puntillas, que ornamentaban algunas camisas y vestidos. Eran realizados con hilo a modo de figuras muy laboriosas en las que se tenía mucha paciencia para su confección. O sea, "coge una escoba y vete a barrer el desierto".
Acercándonos más a otras expresiones más utilizadas está nuestro clásico de "vete al carajo". Perdonen si les parezco soez. Nada más lejos de mi intención, ya que la expresión proviene de la edad media y está relacionada con los barcos. En nuestras naves antiguas, había un lugar donde los marineros se subían para divisar tierra, obstáculos o enemigos. Como os podeis imaginar, el sitio estaba en todo lo alto del barco, y dada también su estrechez, tampoco era un lugar que fuera de la devoción de los marinos. Es más, los arrestados también los enviaban a modo de castigo. Por no imaginar las inclemencias del tiempo que tenían que sufrir.
Que digo yo, que estas expresiones parecían otra cosa que lo que realmente quieren decir, ¿verdad?. Bueno, mientras no nos manden claramente "a la mierda", como decía el gran Fernando Fernán Gómez... ¡porque ésta si que realmente viene a decir lo que expresa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario