viernes, 22 de mayo de 2009

Intereses

Esta semana nos han sorprendido con la noticia del descubrimento de un fósil que "parece ser" el eslabón perdido en la cadena de la evolución del hombre.
Con esto puede demostrarse aún más lo que defendía Darwin hace doscientos años, que no es exáctamente lo que nos han contado, o lo que creemos saber.
Lo que son las cosas. Este hombre se llevó un tercio de su vida investigando y documentando este hecho. Otro tercio lo mantuvo en secreto por respeto a su mujer, que era tan creyente que temía hacerle daño con sus descubrimientos, cosa que hoy en día no está tan reñida. Inevitablemente, al ver que algunos colegas empezaban a acercarse a sus teorías, tuvo que desempolvar sus estudios para que reconocieran su tremendo, tedioso y avanzado trabajo.
Pero, como siempre suele pasar en estas cosas, tuvo que llevarse el resto de su vida hasta su muerte dando conferencias desmintiendo los comentarios de sus detractores.
Estos, tuvieron la feliz idea de interpretar a su antojo los descubrimentos de Darwin, en un intento de acallar sus magníficos estudios. Si nos remontamos a los tiempos de Darwin, todo este embrollo era un aténtico escándalo que, sobre todo, atentaba contra cualquier religión. Y eso, no conviene amigo... "business are business" como diría mi amigo Angel.
En realidad, Darwin nunca dijo que "el hombre desciende de el mono", que es lo que sus detractores pretendían que el pueblo y la comunidad científica creyera. De hecho, como ya dije, todavía hay alguno por ahí que se cree esta mentira. Lo que él afirmó es que "el hombre y el mono descienden de un animal común".
Y es que, Sr. Darwin, aunque el hombre haya evolucionado, en ciertos aspectos, como por ejemplo en la malicia por anteponer sus interes, sigue siendo un hijo de la gran... Por lo menos, esta noticia refuerza su teoría... aunque estoy seguro de que ambas cosas vd ya las sabía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario