martes, 12 de mayo de 2009

Humildad

El ser humildes es una gran virtud en la mayoría de las ocasiones. Digo en la mayoría porque a veces uno tiene que dejarse de falsas modestias y admitir las cosas buenas que hace o que tiene. Tampoco hay que regodearse. Basta con un gracias.
A otros niveles, hay personajes públicos que deberían dar un buen ejemplo. Remitiendonos al futbol podremos encontrar algunos. Es el caso de Andrés Iniesta. Este "chaval" con cara de enfermo y de pequeña estatura se ha ganado los corazones de todos los españoles, sean culés o no. Juega como los ángeles, no abre la boca a no ser para animar a sus compañeros, no se queja de que le pongan en el puesto que sea, no protesta por ganar más o menos dinero, no entra en polémicas, suele recibir muchas más patadas que las que da (que no recuerdo yo ninguna entrada notable que haya protagonizado), campeón con el Barsa de algunos títulos y sobre todo uno de los protagonistas tanto del campeonato de Europa que ganó España como de esta gran temporada que está haciendo el Barsa.
Bien, el otro día se lesiona al final del partido contra el Villareal y lo primero que hace es... echarse a llorar en los brazos de su entrenador, Pep Guardiola. Igualito que otros casos como Ronaldiños, Decos, Ronaldos, Robiños, etc... que más que estrellas han sido estrellitas... o estrellas fugaces a lo sumo. Pero ya se sabe que cuando eres famoso tienes que hacer mucho ruido, que nunca se sabe cuándo dejarás de serlo, y la bolsa hay que engordarla como sea... ¿verdad, Cristiano Ronaldo?
Pues mira, eso parece que a Iniesta, y a otros como él, le importa un comino. Y es que en el futbol, como en la vida, uno debe tener claras sus preferencias. El lo que quiere es hacer bien su trabajo, jugar con espectáculo, ganar, y recibir cariño de sus compañeros y del público. Lo demás, viene por si sólo. Así que lo que toca hoy es sacarse el sombrero ante este albaceteño, dandole las gracias por ser un gran ejemplo para los chiquillos (y no tan chiquillos) de este país, donde nada es gratis y hay que ganárselo, y cuando hayas llegado a lo más alto, manterse ahí arriba... pero sobre todo... con humildad.

4 comentarios:

  1. Sí, todo esto está muy bien, pero que no juegue la final contra el Bilbao tampoco os importa mucho ¿eh león?

    ResponderEliminar
  2. Con "humildad" te digo que... menos mal!!! :)

    ResponderEliminar
  3. De una lesión no se alegra nadie desde luego pero, hay que reconocer que: "No hay mal que por bien venga" . !Aúpa el Athlétic!.
    A. Pastor

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es que la lesión es pequeña y posiblemente esté para la final de la Champions. Además, es muy necesario para la selección... a parte de que el Barsa tiene un equipazo... o sea, que digamos que no me alegro pero... (estoy silbando...)

    ResponderEliminar