martes, 3 de marzo de 2009

Mira que eres terca

Mira que te lo explico una y otra vez. Te lo apunto y te lo indico en la pizarra. Te lo vuelvo a explicar y te lo señalo para que veas por donde vamos. Aún así, no lo comprendes. "Bueno, pero...¿ahora que hago?", me dices.
El primer día de clase, te ví entrar, con la experiencia de haber pasado mucho, con el paso del tiempo reflejado en tu cara y en tus manos, pero con la mirada de un chiquillo...extraña ante todo y ante todos... pero con una gran ilusión.
Te admiro. Con tu edad y todavía intentando hacerte un sitio en este nuevo mundo. Vienes tarde tras tarde para oírme, que no escucharme, los pocos conceptos que te enseño con más o menos éxito. Te frustras, te culpas sin razón, alabas mi paciencia, me sueltas el chascarrillo al estilo "Los Enteraos", te ríes... pero lo importante es tu fuerza, tu lucha y tu espíritu de sacrificio. Podrías peder las horas encerrada en casa... o con las amigas tomando café... o con tus nietos... y sin embargo, ahí estas. No faltas a una clase.
Por eso, cuando fallas, cuando te desesperas, cuando me pones cara de perdida... te lo explico, te lo desmenuzo, te lo vuelvo a repetir... hasta que lo comprendes y te giras y me dedicas una amplia sonrisa... que me hace olvidar mis malos momentos...
Así que, ten la misma paciencia que tú sabes tener para tantas otras cosas, que nadie nace sabiendo, ya que si tu vuelves cada tarde a mí... yo siempre estaré aquí para tí.

3 comentarios:

  1. Qué bien reflejas la tan manoseada cultura del esfuerzo. Es admirable el caso que comentas. No sabes la suerte que tienes con alumnos motivados y con ganas de aprender, por mucho que les cueste. Y ese es el papel del buen profesor, ser paciente, explicar una y otra vez, guiar al que no sabe... y sé lo que sientes ante esa sonrisa que te dice que lo acaba de entender.No hay dinero en el mundo para pagar esa satisfacción. Un beso

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que si, es digno de admirar y alabar tanto a uno como a otro.
    Y como dice Arbatán, no hay dinero para pagar esa satisfación, no es que no haya, simplemente es que te sientes súper pagado y súper satisfecho, cuándo les ves la cara de felicidad que ponen cuándo te entienden, te comprenden.....
    Muy bonita la redacción y muy humana.
    Sigue así. Felicidades. Coral

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambas por el apoyo. Siempre es bonito saber que a alguien le gusta lo que puedas expresar.
    Un abrazo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar