martes, 24 de marzo de 2009

Lobos con piel de cordero

Casi la totalidad de los necesitados solo toman lo justo de lo que realmente carecen. Pero existen ovejas negras que se camuflan entre estos, y que realmente les hacen muy flaco favor a sus "no comparables" compañeros. Además realizan muy mala prensa a estos últimos y tampoco lo ponen fácil a las personas que trabajan diariamente por ellos.
Estos "actores" se creen tan inteligentes que piensan que te van a engañar... cosas como:
¿El trabajo que me buscaste?, es que estoy mala (siempre está mala) y no puedo ir, pero págame la luz que no llego... ¿Y tu hija, no trabajaba? Es que lo ha dejado por depresión (pero la vemos todas las mañanas tomando café y un bollo con jamón...)
Me llevo ropa, pero nunca me la ves puesta...
Necesito que me pagues el billete de autobús o tren, que tengo un juicio en Cádiz (con la citación verdadera en la mano), pero me das el mío y el de mi amiga (flipo) y mis cuatro hijos (ole!, por la mañana, que están en el cole) para acompañarme...
Dame dinero para un bocadillo, pero pasaré de largo la tienda y me meto en la casapuerta donde venden droga...
Comprame una bombona, que yo te traigo el ticket, pero con la fecha de hace dos meses...
Hasta me pidieron dinero para una pila de un sonotone, que por supuesto (como en los demás casos) nunca se compró, principalmente porque me ofrecí a acompañarle a la farmacia, y cuando me dí la vuelta se había ido... pues sí que oía el cabroncete... Por no decir, que algunos de estos casos, tienen la caradura de que cuando no les ayudas te dicen en tu cara que no servimos para nada, que solo ayudamos a ciertos grupos y a otros no, etc... "Totá", que te montan un "pollo".
Las ong no somos policías de nadie y preferimos ayudar en caso de duda, al menos una vez, que no ayudar por temor a equivocarnos. Trabajamos en red con otras asociaciones y estamentos públicos para atajar este tipo de conductas, aunque siempre hay quien busca un resquicio para pasar inadvertido. Luego, terminas por cogerlo, y ese/a, en la ciudad no vuelve a hacer el imbécil.
Y es que estos "listos" se creen que los demás somos "tontos"... y lo que hacemos es "hacernos pasar por tontos" (al menos una vez como ya decía), que es distinto, por el bien común de la inmensa mayoría de necesitados... Después, si no tenemos referencias, informamos en red a todas las instituciones que lo precisen.
De verdad, estoy hasta pensando en hacerme una camiseta que ponga, "Por favor, no insultes mi inteligencia..." pero seguramente, cuando la lean, estarán convencidos de que a ellos... no se refiere.

1 comentario: