viernes, 20 de marzo de 2009

La necesidad de ser "duro"

A raíz de la entrada anterior Menestea me hacía un comentario de si debes o no mostrar tus sentimientos con las personas con la que trabajamos. Decidí dedicarle una entrada más que un comentario como respuesta.
Poco puedo aconsejar a una persona que trabaja tanto y tan duro con niños con tales problemas..., mi admiración por tal empresa.
Llevo lo suficiente en esto como para haberme creado una coraza ya que veo a muchas personas al día, todas de distintas edades y problemas y todas con distintas "intenciones"... así que no me puedo permitir que crucen la línea que he trazado. Para los que se dejan ayudar (que esa es otra) intento escucharles, cosa que muchas veces no me es fácil pero les alivia, ayudarles, ser amable, reirme con ellos... pero no puedo ir más allá...
En el caso de los niños, que son un mundo a parte, la línea digamos... que está un poco más cerca que la de los adultos. Aún así, tienen que ver esa parte de la educación que pertenece a la figura paterna de la que carecen, bien porque pertenecen a familias monoparentales desestructuradas, bien porque los padres no saben o no se están ocupando de su educación, creyendo que el colegio sirve para eso (craso error). Otros es que simplemente, no tienen dinero para pagarse unas clases particulares. Para que nos entendamos, soy el que les pone la mano en el hombro a modo de freno, para que vean donde están los límites que otros no les han puesto... que no todos son como "mi protegido".
Este es un caso especial que ya hace tiempo que cruzó la línea... pero él no lo sabe... lo que sí sabe es que le exijo razonablemente, que le suelto de vez en cuando un "chascarrillo" pero sabe decirle un "no" cuando proceda, que se preocupa por él pero no le traslada nerviosismo, y que lo sigue animando. Y aunque lo quiera espachurrar entre mis brazos... no debo. Soy simplemente... su tutor. Y así me debe ver.
En tu caso, no creo que sea un error que te noten en la cara la alegría de sus triunfos, es más, te entiendo perfectamente. El proyecto que tienes entre manos precisamente requiere mucho amor. Y cuando venga un fracaso, que no te lo noten... que ese es el arma de doble filo de todo esto... primero se razona y luego se exige.
Y otra cosa... el paso de tortuga es lento, pero no olvides que es un paso adelante... y que las tortugas son torpes en tierra, pero en el mar son muy ágiles, luego sólo tienes que encontrar el medio adecuado para tus tortugitas. :)
Un fuerte abrazo.

4 comentarios:

  1. Hola Fran, primero y antes que nada, felicitarte por esta entrada "Mia".!Me ha encantado!!Muchísimas gracias!
    En segundo lugar, decirte que tu labor es mucha más amplia y por lo tanto mucho más digna de admiración (No es peloterismo, ni peco de modestía, que conste).
    Y tercero y último, me has hecho ver que tú tienes un punto a tu favor, que yo no tengo...
    !Sabes ponerte la coraza!. Yo, simplemente no sé, y hay momentos en los que si me gustaría saber,pero en el fondo ....disfruto mucho con mi trabajo, sobre todo con sus logros (de ellos) y eso lo recompensa todo.
    Un abrazo.
    Menestea
    P.D.: He imprimido "MI" entrada y la voy a plastificar (no se lo digas a nadie, jajjja)

    ResponderEliminar
  2. Genial Paco, (o Fran como prefieras), es bonito nuestro trabajo, muy duro a veces y otras sumamente fácil, pero esa linea es, quizas, lo más dificl de mantener, ya decian los buenos pedagogos que un susto hoy, corrige muchos errores mañana. Me ha encantado tu reflexión y es verdad, ese abrazo a tu "protegido" seguramente undiria al resto de chavales, y nuca más podrías ser su turor, ya no habria cruzado la linea, la habría roto. Un abrazo de tu compañero Ismael desde Granada.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Menestea, no sé si soy digno de tal honor.... ;) aunque he de recordar que hay muchas personas voluntarias detrás del trabajo que hacemos... así que gracias por el apoyo, a tí también Ismael, y tomaré vuestras palabras como un reconocimiento a todo el equipo que me rodea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que detrás del trabajo que hacemos hay muchas personas voluntarias y no voluntarias, no te lo contradigo. Somo un eslabón más en esta larga y gran cadena.
    Además, particularmente pienso, que cualquier trabajo-sea la especialidad que sea- hecho con devoción, cariño, profesionalidad, respeto, etc. dice mucho de las personas en si.
    Pero.....nadie nos puede quitar la alegria y la satisfacción que se siente cuándo, en el último eslabón se consigue un logro.
    Saludos

    ResponderEliminar