lunes, 30 de marzo de 2009

El Voluntario

En una ONG, el voluntario es una de las figuras más importantes. Es una persona que está dispuesta a ayudar sin pedir nada a cambio, por convicciones principalmente.
No es fácil ponerse a las órdenes de los demás, sobre todo si no hay una contraprestación económica ó no te gusten las órdenes que te den... Pocos son los que se cansan, pero los hay... y, la verdad, no se lo reprocho a ninguno ni lo más mínimo. Diferetes son sus motivos. Cuando son jóvenes, porque necesitan dinero. Cuando son mayores, porque creen que no les puedes aconsejar nada. Y en muchos casos, porque simplemente se queman... esto nunca se dijo que fuera fácil.
Los hay que necesitan mimos, darles su lado y animarles constantemente. Otros llevan su labor más en silencio y suelen ser los más importantes y los menos reconocidos...
Hace un año la Junta de Andalucía nos concedió un premio, entre otras Asociaciones, por la "buenas prácticas del voluntariado", y dentro de unos días se publicará un libro donde se nos reconoce. Nuestra filosofía es tener al menor numero de personas profesionales posible en puestos cualificados y especializados, o digamos "difíciles", y al mayor número de voluntarios organizados en distintos departamentos, cada uno con una labor, y sin quitarles mucho tiempo.
Ellos ofrecen sus servicios de conductor, montador, dependienta de ropa, lavanderas, costureras, planchadoras, almaceneras, cargadores, profesores, visitadoras, administrativos, etc... hasta ofrecen su apoyo en asistencia social.
Y es que en términos organizativos para la marcha de una ong es necesario la presencia del profesional... pero para que esto sea un éxito nada se puede comparar a la base. Sin los voluntarios no seríamos ni haríamos nada.
He aquí mi homenaje a los verdaderos protagonistas.

jueves, 26 de marzo de 2009

¡Suspenso!

Hace uno días, le explicaba a una alumna una historia que le ocurrió a un compañero de Universidad, que no es que hubiera despuntado mucho es sus notas a lo largo de su trayectoria de estudiante, para ilustrala sobre la diferencia entre "he suspendido" y "me han suspendido", manía que tiene cuando me enseña las notas.
Estándo en la Universidad, el primer día de clase de Algebra, la profesora se presentó y comenzó la clase. Era de estas profesoras que se daban la vuelta y le conocíamos más de espaldas que de cara. Encima se equivocaba en los ejercicios, todas las clases al menos una vez. Ya se sabe cómo es la gente en la Universidad, y el cachondeo que se armaba con cualquier cosilla... pues imaginaos. El problema era que se acercaban los exámenes y aquella relación no funcionaba. La gente cada vez se ponía más nerviosa. No entendían como esta mujer, que por cierto sólo duró ese año, pudiera dar clase. Llegó el examen final y al cabo del tiempo publicaron las notas, y de cuatrocientos y pico alumnos que había, aprobaron veintitantos... entre ellos, mi amigo, con una de las mejores notas (6,25).
Asombrada, la gente le felicitaba y le preguntaba que cómo lo había hecho, además del clásico "estudiar". Y mi compañero les dijo que mientras ellos estaban rajando de la profesora, él repasaba los ejercicios que habían hecho en clase, y que a la hora de estudiar para el exámen final se preparó más de mil ejercicios.
Le dije a mi alumna: "El chico" ;) podría haber bajado los brazos, aceptar las cosas como vienen y echar la culpa y la responsabilidad a otros, cantando "me han suspendido". Si se hubiera hartado, y no hubiera asistido a clase, habría dicho "he suspendido"... así que tomó otro camino. Se dejó de rollos y se centró en la materia en la biblioteca... y le tapó la boca a más de uno.
Por cierto, mi amigo "aprobó", no... "le aprobaron".

martes, 24 de marzo de 2009

Lobos con piel de cordero

Casi la totalidad de los necesitados solo toman lo justo de lo que realmente carecen. Pero existen ovejas negras que se camuflan entre estos, y que realmente les hacen muy flaco favor a sus "no comparables" compañeros. Además realizan muy mala prensa a estos últimos y tampoco lo ponen fácil a las personas que trabajan diariamente por ellos.
Estos "actores" se creen tan inteligentes que piensan que te van a engañar... cosas como:
¿El trabajo que me buscaste?, es que estoy mala (siempre está mala) y no puedo ir, pero págame la luz que no llego... ¿Y tu hija, no trabajaba? Es que lo ha dejado por depresión (pero la vemos todas las mañanas tomando café y un bollo con jamón...)
Me llevo ropa, pero nunca me la ves puesta...
Necesito que me pagues el billete de autobús o tren, que tengo un juicio en Cádiz (con la citación verdadera en la mano), pero me das el mío y el de mi amiga (flipo) y mis cuatro hijos (ole!, por la mañana, que están en el cole) para acompañarme...
Dame dinero para un bocadillo, pero pasaré de largo la tienda y me meto en la casapuerta donde venden droga...
Comprame una bombona, que yo te traigo el ticket, pero con la fecha de hace dos meses...
Hasta me pidieron dinero para una pila de un sonotone, que por supuesto (como en los demás casos) nunca se compró, principalmente porque me ofrecí a acompañarle a la farmacia, y cuando me dí la vuelta se había ido... pues sí que oía el cabroncete... Por no decir, que algunos de estos casos, tienen la caradura de que cuando no les ayudas te dicen en tu cara que no servimos para nada, que solo ayudamos a ciertos grupos y a otros no, etc... "Totá", que te montan un "pollo".
Las ong no somos policías de nadie y preferimos ayudar en caso de duda, al menos una vez, que no ayudar por temor a equivocarnos. Trabajamos en red con otras asociaciones y estamentos públicos para atajar este tipo de conductas, aunque siempre hay quien busca un resquicio para pasar inadvertido. Luego, terminas por cogerlo, y ese/a, en la ciudad no vuelve a hacer el imbécil.
Y es que estos "listos" se creen que los demás somos "tontos"... y lo que hacemos es "hacernos pasar por tontos" (al menos una vez como ya decía), que es distinto, por el bien común de la inmensa mayoría de necesitados... Después, si no tenemos referencias, informamos en red a todas las instituciones que lo precisen.
De verdad, estoy hasta pensando en hacerme una camiseta que ponga, "Por favor, no insultes mi inteligencia..." pero seguramente, cuando la lean, estarán convencidos de que a ellos... no se refiere.

viernes, 20 de marzo de 2009

La necesidad de ser "duro"

A raíz de la entrada anterior Menestea me hacía un comentario de si debes o no mostrar tus sentimientos con las personas con la que trabajamos. Decidí dedicarle una entrada más que un comentario como respuesta.
Poco puedo aconsejar a una persona que trabaja tanto y tan duro con niños con tales problemas..., mi admiración por tal empresa.
Llevo lo suficiente en esto como para haberme creado una coraza ya que veo a muchas personas al día, todas de distintas edades y problemas y todas con distintas "intenciones"... así que no me puedo permitir que crucen la línea que he trazado. Para los que se dejan ayudar (que esa es otra) intento escucharles, cosa que muchas veces no me es fácil pero les alivia, ayudarles, ser amable, reirme con ellos... pero no puedo ir más allá...
En el caso de los niños, que son un mundo a parte, la línea digamos... que está un poco más cerca que la de los adultos. Aún así, tienen que ver esa parte de la educación que pertenece a la figura paterna de la que carecen, bien porque pertenecen a familias monoparentales desestructuradas, bien porque los padres no saben o no se están ocupando de su educación, creyendo que el colegio sirve para eso (craso error). Otros es que simplemente, no tienen dinero para pagarse unas clases particulares. Para que nos entendamos, soy el que les pone la mano en el hombro a modo de freno, para que vean donde están los límites que otros no les han puesto... que no todos son como "mi protegido".
Este es un caso especial que ya hace tiempo que cruzó la línea... pero él no lo sabe... lo que sí sabe es que le exijo razonablemente, que le suelto de vez en cuando un "chascarrillo" pero sabe decirle un "no" cuando proceda, que se preocupa por él pero no le traslada nerviosismo, y que lo sigue animando. Y aunque lo quiera espachurrar entre mis brazos... no debo. Soy simplemente... su tutor. Y así me debe ver.
En tu caso, no creo que sea un error que te noten en la cara la alegría de sus triunfos, es más, te entiendo perfectamente. El proyecto que tienes entre manos precisamente requiere mucho amor. Y cuando venga un fracaso, que no te lo noten... que ese es el arma de doble filo de todo esto... primero se razona y luego se exige.
Y otra cosa... el paso de tortuga es lento, pero no olvides que es un paso adelante... y que las tortugas son torpes en tierra, pero en el mar son muy ágiles, luego sólo tienes que encontrar el medio adecuado para tus tortugitas. :)
Un fuerte abrazo.

miércoles, 18 de marzo de 2009

"Mi pequeño saltamontes"

Dos años han transcurrido desde que viniste a mí, después de pasar un calvario en tu país, donde a tu temprana edad tuviste que dejar la escuela por tener que llevaros algo a la boca en tu casa. Tus padres te mandaron con tus tíos, aquí en España, para que tuvieras alguna oportunidad. Aún recuerdo tus sorprendentes primeras palabras... "quiero estudiar"... y lo que yo pensé... "muy mal lo ha tenido que pasar este". Me convertí en tu tutor y, junto con un grupo de voluntarios, te dimos clases ya que estabamos a mitad de curso, y no podíamos escolarizarte hasta Octubre. Nos quedabamos fuera de horario repasando una y otra vez hasta que llegó la tan ansiada fecha, te cargamos con el material, que no podían pagar tus familiares, y te metimos en un curso puente a FP, PGS. Recuerdo que te esforzaste tanto en el curso como en las clases de apoyo. A final de curso me traes las notas y ... apruebas todo. No puedo explicar la alegría que recorrió mi alma... aunque lo que más me sorprendió es que interrumpiste una clase de adultos que yo impartía para agradecerme lo que habíamos hecho por tí, delante de todos... sabiendo que eras tan tímido, valoré enormemente que te habías superado a tí mísmo, en muchos aspectos... "no me lo agradezcas", te dije, "estoy aquí por tí... hijo, guiarte es mi trabajo"... camuflando así mi alegría y mi emoción.
Ya has pasado de curso, estás en FP1, y eso me preocupó desde el principio porque sabía que comparado con el año anterior, éste te iba a exigir un mayor nivel. En la primera evaluación, sacaste dos cates. Aunque te comenté que debías ser fuerte, seguir estudiando y no dejarte llevar, por dentro estaba contento, por ver como te estabas superando y el gran esfuerzo que realizabas.
Hoy vienes a verme de nuevo fuera de horario, y me has traido la segunda evaluación... limpio... ningún cate... mi respuesta fué contenida. Te miré a los ojos, sonreí y después de comentarte que eras un campeón, te dí la mano y mi enhorabuena... Pero por dentro, he de decirte, que ni las olas de un mar bravío que rompe contra un dique podrían compararse a la alegría que en ese momento sentía mi corazón, que iba a estallar en mil pedazos.
Antes de irte, te recordé que siguieras en ese camino, y que no te dejaras llevar... giraste tu cabeza, me miraste y dijiste... "¿nos vemos en clase mañana?". Y yo, sin dirigirte la mirada y posándola sobre la pantalla del ordenador, fingiendo que seguía trabajando, asentí con la cabeza... el resto se queda para mí.

lunes, 16 de marzo de 2009

Despertares

Amanece... esa luz que entra por la ventana hace que inconscientemente me de la vuelta y me tape con la sábana... empiezo a dislumbrar que hay algo que no me gusta... e inevitablemente llega la catástrofe... suena el despertador.
"Yaaaaa?", y vuelve a sonar... y sonar, y sonar... y apenas atino a apagarlo momentaneamente para quedarme esos 5 minutitos más de "repantingeo" mañanero... ¿Que haría yo sin esos momentos de regustillo , Dios mío?...
Después sólo pienso en urdir un plan para cargárme el despertador que vuelve a sonar, hasta que caigo que uso el móvil como tal... el cansancio se apodera de mí... y además el plan interfiere con otro que tenía pensado para cargarme el móvil como móvil, no como despertador... y vuelvo a apagarlo, hasta que sin remedio llega lo peor... me levanto.
Son esos despertares en los que no soy persona.... en los que piensas que el mundo debe odiarte. Se me debe ganar poco a poco... por ejemplo con un café... "ya me voy sintiendo"...es más, prefiero el silencio... mejor no hables... "que raro, esto no es hereditario"...
Entonces, entre sorbo y sorbo, razono y sonrío recordando el beso de buenos días que recibí en mi semi-inconsciencia, y voy entrando en el mundo de nuevo... poco a poco...
Lo reconozco. Soy un animal nocturno. Me gusta más la soledad y la tranquilidad que me proporciona la noche (entre semana) que el placer que pueda proporcionar el dormir. Tengo la sensación de que me faltan horas en el día.
Esto tiene sus ventajas e inconvenientes. La noche hace que te concentres más y mejor, te permite instantes de reflexión gracias a la calma y el tiempo de ocio parece interminable... hasta que llega el cansancio...
Pero... quería saber.... ¿como son tus despertares?

jueves, 12 de marzo de 2009

Integración

¿Que tienen en común una señora mayor de postín, olvidada y encerrada... un extoxicómano que lucha día a día con su "sólo por hoy",... un joven parado y desesperado..., el parado de más de 45 años con sus "lunes al sol"..., una "chacha" (como me gusta llamarla cariñosamente") con ansias de avanzar, un madre soltera con su doble lucha diaria,.. una que trabaja con un contrato basura,... un mileurista con la hipoteca que le ahoga..., un pensionista con nada que hacer,... un inmigrante sin ninguna opción,... una ama de casa "ninguneada" por no tener estudios..., un esquizofrénico (a este pobrecito ni lo describo),... un opositor en su carcel de la nada,... un estudiante fracasado,... un gitano sin estudios, una mujer maltratada y humillada,... un prejubilado por obligación...?
Esto que parece el comienzo de un chiste, es el reflejo de parte de las personas que acuden a la burbuja que proporcionan los talleres de la ONG. Todos tienen una vida, vida que te puede parecer más o menos importante, pero que ellos tratan de vivirla lo mejor posible.
Cuando entran en el aula, desconectan de sus amigos, su familia, su entorno, para ver a sus nuevos amigos. Hablan, comentan en el descanso por el pasillo, se ayudan en las clases. No hay malos gestos, ni envidias, ni comentarios a espaldas... no hay prejuicios... son una piña.
Si buscas algo de interés común, tendrás éxito en la integración. A ver si los "jerifantes" se enteran de una vez por todas que por mucho dinero que inviertan en planes específicos a favor de una comunidad en concreto para favorecerla y luchar contra el racismo, xenofobia, etc... es, a veces, un craso error ya que lo que consiguen es la formación de círculos cerrados y guetos, y por tanto, realizar todo lo contrario a lo que se desea.
Que pena tantos recursos, tanto potencial y tantas cabezas huecas que derrochan sólo para justificar sus elevados sueldos. Tantos planes de alto presupuesto, para luego tener unos resultados... de risa... ¿o es que conviene porque así os asegurais los votos?.

martes, 10 de marzo de 2009

El Abrazo.

En las relaciones humanas tenemos bastantes formas de expresar lo que sentimos. Una de ellas es el abrazo que necesita de, al menos, dos personas y aunque los dos se beneficien por igual, requiere que uno esté dispuesto a darlo... y el otro a recibirlo.
Estudios médicos aseguran que son beneficiosos para nuestra salud, física y emocional, incluso después de haberlo realizado. Son tan completos que tienen distintos significados según la situación en la que te encuentres.
Los hay de amor, mejores si se acompañan de besos y caricias.
Los de amistad, esos en los que demuestras tu alegría y tu cariño.
Los de consuelo... los más difíciles, esos que cuando los das te parte el alma.
Los de comprensión, en los que cierras los ojos y te reconfortan en un mal día.
Los de la pasión, como los de amor, pero más a lo bestia... :)
Los de oso, que reservas para los familiares... y son "un poco molestos" para los más peques. :)
Los de cachondeo, o el famoso "de los borrachos", en un exaltación de la amistad, no siempre comprendida por el espectador, pero sí siempre para los que lo ejecutan.
Los demagógicos, fríos, muy utilizados en fotos... y muy politizados.
Los de apoyo, para tranquilizar, aunque no tengas razón.
Los de alegría, porque algo gordo ha pasado y hay que celebrarlo.
Los de despedida, tristes, aferrados... menos mal que existen los del reencuentro, con mucho mejor sabor.
Y los de gratitud, que ahora os doy por vuestro apoyo, aunque en su variante virtual... Así que, recordadme la próxima vez que os vea, si así lo deseais, que os de un abrazo... de corazón.

viernes, 6 de marzo de 2009

A veces es bueno no ser tolerante.

Se ha hablado largo y tendido sobre algunos programas de actualidad/cotilleo nocturnos, la verdad, más mal que bien. Pero..... ahí están. "Mucho lerele, pero poco larala". Siguen invadiendo nuestras casas todas las noches.
La noche del Sábado me detuve "lo suficiente" en uno, (del que no voy a darle publicidad y además daría igual porque todos son similares), que me llamó especialmente la atención. Estaban comentando la noticia de la pobre chica asesinada en Sevilla y en los últimos datos que se conocían. No daban tregua. Conexión en directo por allí... y por acá. Opiniones (de estos autoproclamados "periodistas") por doquier, sobre todo las demagójicas, esas de las que al público les arranca un inmerecido aplauso. Y lo peor es que estaban convencidos de que tenían la obligación de informar al gran público... incluso alguna tuvo la desfachatez de aconsejar a la familia de la difunta. Flipo.
Si lo que realmente queríais es informar, se lee la noticia con los últimos datos y se acabó. Pero no.... que vá... la cadena tiene que hacer caja, los presentadores, el equipo, la caterva de cabestros que traeis para que opinen, y seguidamente hablen de Jesulín de Ubrique y de la Campanario.... y tan tranquilos.
No se puede tolerar que jugueis con los sentimientos de una familia que debe estar hundida. No se puede tolerar que utiliceis la alarma social que pueda generarse en un momento dado para vuestro beneficio. No se puede tolerar que hagais sangre siempre que querais. ¿No os da vergüenza? Y vosotros os llamais "periodistas".... aunque lo que jamás podré tolerar es que tú, María, Manolo, o como diablos te llames, no cambies de canal.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Una buena hostia...

¿Alguna vez habeis pensado....? "a este chaval lo que le hace falta es una buena hostia"... ya, ya sé que no es políticamente correcto. Sé que todos los psicólogos, pedagogos y todos lo que terminen en "ogos" que leyeran esto pondrían el grito en el cielo... sí sí,... como se nota que no saben lo que es vivir en un mal barrio...
No me malinterpreteis. También estoy de acuerdo... pero que no os sorprenda tanto que haya gente que no... ya que a nosotros nos han dado una educación con la cual podremos en situaciones limites, se entiende, no levantar la mano.
Pero no todo el mundo tiene esas oportunidades. Influyen cosas como el entorno familiar, el entorno social, las experiencias aprendidas y vividas. Claro que me alegro de que le hayan caido 7 meses de prisión al padre que le dió una paliza a su hijo con un cinturón. Canalla, tu no tienes perdón, tú eres un maltratador...
Pero, ¿que pasa con la mujer sordomuda que le metió un cachete en plena calle a su hijo?... la que no tuvo tantas oportunidades en la vida... la de orígenes humildes... la que no recibió tal educación... la que por su minusvalía ya había dudas de que pudiera ejercer de madre... Pues que le caen 45 días sin ver a su hijo y la sentencian a que el niño no vuelva a casa por espacio de un año y medio... y el niño, lejos del trauma, lo que quiere es ver a su madre...
¿Es que no puede equivocarse nunca nadie en la vida? ¿Es que no se puede perder los nervios nunca? ¿Acaso no puede pasarle a cualquiera?
Y es que, al señor magistrado que le tocó esta causa deben haberle dado muchas hostias... porque si no, no se entiende. "Pa" mí que te has pasao... que fué un cachete... y es que, señor juez, una cosa es ser Dios, y otra es jugar a serlo...

martes, 3 de marzo de 2009

Mira que eres terca

Mira que te lo explico una y otra vez. Te lo apunto y te lo indico en la pizarra. Te lo vuelvo a explicar y te lo señalo para que veas por donde vamos. Aún así, no lo comprendes. "Bueno, pero...¿ahora que hago?", me dices.
El primer día de clase, te ví entrar, con la experiencia de haber pasado mucho, con el paso del tiempo reflejado en tu cara y en tus manos, pero con la mirada de un chiquillo...extraña ante todo y ante todos... pero con una gran ilusión.
Te admiro. Con tu edad y todavía intentando hacerte un sitio en este nuevo mundo. Vienes tarde tras tarde para oírme, que no escucharme, los pocos conceptos que te enseño con más o menos éxito. Te frustras, te culpas sin razón, alabas mi paciencia, me sueltas el chascarrillo al estilo "Los Enteraos", te ríes... pero lo importante es tu fuerza, tu lucha y tu espíritu de sacrificio. Podrías peder las horas encerrada en casa... o con las amigas tomando café... o con tus nietos... y sin embargo, ahí estas. No faltas a una clase.
Por eso, cuando fallas, cuando te desesperas, cuando me pones cara de perdida... te lo explico, te lo desmenuzo, te lo vuelvo a repetir... hasta que lo comprendes y te giras y me dedicas una amplia sonrisa... que me hace olvidar mis malos momentos...
Así que, ten la misma paciencia que tú sabes tener para tantas otras cosas, que nadie nace sabiendo, ya que si tu vuelves cada tarde a mí... yo siempre estaré aquí para tí.