sábado, 14 de febrero de 2009

La "falsa" sinceridad

La sinceridad es una virtud fundamental en las relaciones humanas, sobre todo con los más allegados. Pero muchas veces este concepto es malentendido por algunas personas que creen que "decir las cosas a la cara" es ser muy sincero. Sin embargo esto, a veces, es simplemente... ser un grosero. Este tipo de personas que utilizan el tópico "Yo es que soy muy sincer@", a mí personalmente me traen por saco. Son metomentodos, cotillas, y "sinceramente" lo que piensen normalmente me da exactamente igual. ¿Es que acaso te he pedido tu opinión? Este tipo de personas confunden la sinceridad con estar en posesión de la verdad. Una cosa es que te pidan consejo u opinión y tú seas sincero, y otra cosa es que directamente le sueltes en la cara a alguien algo que sabes que va a hacerle daño gratuítamente. No os confundais, no digo que haya que ser hipócrita. Sólo digo que hay que tener un poquito de mano izquierda, y a veces es mejor callar y escuchar que meter la pata hasta el fondo. Si no tienes más remedio, (porque esa es otra, a veces es que te ponen inevitablemente en la situación de "mojarte") intenta ser tan suave como sea la situación a tratar... que las cosas se pueden decir "a la cara" pero con tacto, y no como un elefante en una cacharrería!

7 comentarios:

  1. Cierto, la falta de tacto se la pasa mucha gente por ahi mismo sin pensar en como le puede afectar a otra persona. Querran que se les trate igual? Practicamente es ser incivilizado.

    Ron

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Vivan los elefantes!!!
    La mano izquierda con ciertos individuos no funciona......

    Soy Fran, Paco pisha....bonito blog.

    ResponderEliminar
  4. Paco eres un GRAN TIPO! saludos.

    ResponderEliminar
  5. Uy, me temo que de esos hemos conocido unos cuantos... :-(

    ResponderEliminar
  6. Muy bien explicado, me ha tocado dejar de lado en mi vida a ciertas personas que se vé que creen que la falsa autenticidad justifica la grosería, la falta de tacto y el buen trato...

    ResponderEliminar