jueves, 24 de diciembre de 2009

Esos "salvadores" navideños

Con esto de que estamos en fiestas suelen proliferar los “donantes navideños”. Son los que se acuerdan de que debe haber paz y amor, que ayudan a los demás, que incluso dan lo que tienen... en el bolsillo/bolso en el momento, hacen limpieza de armario, buscan juguetes en desuso... pero sólo en Navidad.
No me malinterpretéis, toda ayuda es buena... ahora, si el resto del año eres un cabrón, aquí no pasa nada... ya has lavado tus pecados en un par de semanas, repartiendo besos, felicitaciones y ayudando al prójimo. Parece un Ramadán, pero con la diferencia de que comes por un tubo.
Veréis, no creo que se trate de ser “bueno” dos semanas del año, ni tampoco pretendo decir que tengamos que llevar una túnica blanca con una margarita en el pelo predicando una filosofía de amor todo el año... basta con ser “normal”, tener sentido común , con nuestras virtudes y nuestros defectos y putear lo mínimo posible durante el año... si además aportas algo ayudando a lo demás, pues mejor que mejor.
Que estas fiestas vienen bien desde el punto de vista de “ayuda”... pues sí, la verdad, lo notamos... pero no me gustan los que se ponen las medallas en estas fiestas erigiéndose como los salvadores del mundo, vociferando e insistiendo en sus ayudas puntuales, mientras el resto del año parecen estatuas griegas.
Insisto, que no se tiene ninguna obligación, ni para ser un salvador en estas fiestas ni para serlo el resto del año... más bien lo que digo es que da igual cuando y cuántas veces lo hagas, pero sobre todo (como le gustaba decir a un gran difunto amigo mío), “lo que haga tu mano derecha que no lo sepa tu izquierda”... así es cómo realmente se ganan medallas.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Reflexiones Navideñas

Hay quién les gusta regalar. Ver esa cara de ilusión que uno pone cuando abre su presente. Otros prefieren que se les regale. La expectación y el recibir algo de una persona querida. A mí, cuando lo impone la regla, no me gusta ni una cosa ni otra.
Ahora que se acercan estas fiestas me parece hasta absurdo. Aumenta el consumismo y los precios se inflan, para después pasados los Reyes, te veas que tú regalo ha bajado hasta un 50%... y cómo dice una amiga mía, “te quedas con tó la cara partía”.
Entre los mayores, si tu familia es numerosa, es imposible contentar a todos (incluyéndose uno mismo) a no ser que te gastes una pasta, si es que hablamos de dinero. Si hablamos de ilusión, hermandad, “qué bonito es el amor”, etc… entonces el regalo es barato… y normalmente inútil. Sí, ya sé lo que estaréis pensando… ¡qué insensible!… luego, cuando pasen unos meses me volvéis a leer esta entrada y ya hablamos cuántas veces habéis usado el regalito… si es que no lo descambiáis.
Si encima se impone la moda del "amigo invisible", ya lo flipo… quizás me apetezca regalarle más a “ella” que a “él”… o a “ese” que a la “otra”… y si hay que pactar con anterioridad qué se va uno a gastar… entonces, pues vaya ilusión… “voy a recibir un regalo equivalente a lo que me voy a gastar”… ¿y si me lo compro yo y nos dejamos de quebraderos de cabeza, precios altos, colas, etc…?
Esta manera de pensar puede inducir a creer que uno es un “rata” o no tiene dinero... (según el mes :) ). Ni una cosa ni otra, de hecho, el que me conoce sabe que no tiene nada que ver. Es más, aunque no es de mi agrado alardear, el mes pasado regalé un “buen obsequio” a una persona muy querida y ni era su cumpleaños… lo necesitaba, y no os confundais porque esa persona se lo podía permitir.
Y llegamos a los niños. Tranquilos, que no soy tan “Grinch”, pero os voy a dar un consejo, si queréis, y es que os informéis cuantos regalos van a recibir, porque entre los padres, abuel@s, ti@s y amig@s, los estamos mimando demasiado. No les falta de nada. Y si no, os pasáis por donde trabajo que tenemos una pila de juguetes de segunda mano que alucinaríais, y aún haciendo campaña navideña, sacamos un 60% de los mismos… y eso son sólo los que nos donan y que hemos reciclado antes… si todo el mundo nos donara, no podríamos dar tantos, os lo aseguro. Con que cada grupo antes mencionado se pusiera de acuerdo e hiciera un buen regalo, ya serían cuatro grandes regalos… ¡cuatro!... que hay niños que con dos y de segunda mano se conforman (y hablo de España, que si no)… y eso sí que es tener la suerte de ver una verdadera cara de ilusión.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Aconfesional... cuando conviene

Que somos un estado aconfesional… ya lo sabemos. Parece que ser tolerante a veces significa quitar en vez de poner, destruir en vez de construir. Siempre esto ha sido más fácil.
Que se “exija” que se quiten los crucifijos de las paredes porque es anticonstitucional ya me parece dar una vuelta de rosca a la opinión pública que está hasta el gorro de que los “mandamases” no paren de preocuparse por cosas que al resto de los mortales no nos parecen tan importantes.
Que además se pida que los quiten de todos los colegios… me van a perdonar… si es un colegio privado me parece que os la vais a comer que para eso se paga. Si además, el colegio es religioso, a ver como quitas lo que más lo representa.
Me estoy acordando que en mi antiguo “cole” había un montón de cuadros religiosos… entonces esto no es arte, es un atentado contra mi “constitucionalidad”, y por tanto… que los quiten, ¿no?
De paso, me gustaría recordar a todos estos que están alzando las voces con quitar, destruir y dar por ahí, que el día 24 ni se les ocurra celebrar la nochebuena, ni que se les ocurra regalar nada el día de Reyes… (y que crean más en un gordo panzón de rojo que vuela en un trineo con un montón de renos)… vamos, que ni siquiera salgan a la calle con sus hijos para ver la cabalgata… porque esto sería “anticonstitucional” y somos un estado aconfesional… y al hilo de esto, espero que todos los que están pidiendo esto... no estén casados por la iglesia…

sábado, 28 de noviembre de 2009

Ese dolor que nubla tu mente

Sigo el consejo de Arbatán y escribo sobre esto, así si alguien lo ha pasado (le entiendo) o pasa (le compadezco) y si tiene que pasarlo... (le apoyo).
Ante un dolor físico que perdura en el tiempo demasiado (o si es que ya es crónico), las ideas no fluyen demasiado sobre la cabeza y dan vueltas por la nublada mente que ya uno aqueja, sobrecargada por el dolor... este dolor que no se quita.
Tampoco el sitio acompaña. Se han convertido en las mismas paredes de siempre, la misma mesa, las mismas cosas... que rutinario todo... y este dolor que no deja pensar... ni escribir. "Joder, que mal puse la barra de la cortina... no sé como no se cae".
Negocio la forma que toma mi cuerpo en la cama, para no sentir nada... es lo que quiero, no sentir absolutamente nada... cuando hay pocas cosas que lo paran... y así, si entra la ansiada paz, la decisión es no moverse... mirar al techo... no te muevas... "¿No sé si cambiar el color del techo?... mmmmm"
- Probaremos esto.
- ¿Tengo alternativa?
- Pincharemos aquello.
- Haga lo que sea... pero hágalo.
- No te muevas.
- Para eso estoy... Dr., en cuanto se vaya Vd. practicaré "breakdance".
Luchando y luchando me vence, y este cuerpo sabio, no por la mente sino por su genetica avanzada de todos estos miles de años, hace que se envíe la señal que le dice al cerebro ¡basta!... y hace que se duerma... así consigues pasar unas horas de paz... "las otras horas estoy drogado"...
Pocas cosas me tienen conectado al mundo, gracias a mi portátil... claro que antes de cogerlo empiezas a pensar la postura que debes hacer paso por paso para que no te de un "traquío de esperate y no te menees"... "Me recuerda en algo al manejo de Windows..."
El correo con el trabajo, mi Blog... mi Facebook... el Msn con mi primo estadounidense (en verdad es más sanluqueño que otra cosa, vamos)... los del trabajo mienten para que uno se sienta mejor... pero se lo agradezco... y agradezco las llamadas de familiares animándome (cuando me he podido poner)... y los gestos de los amigos que me han escrito también.
Sólo me faltaban los agradecimientos a los seguidores del blog, que aún escribiendo apenas algun comentario de respuesta han seguido visitandome, y no les quería defraudar... así que en cuanto esto que incordia a mi cuerpo y hace que no permita ni pensar decida abandonarme... prometo seguir dando guerra.

P.D. Por cierto, en ciertos momentos del pasado pero sobre todo en estas dos semanas, la canción "Menos mal" de Manuel Carrasco te viene como anillo al dedo, compañera mía.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Orientación Sexual

La polémica sobre la noticia del taller de sexualidad que la Junta de Extremadura imparte a los jóvenes de la Comunidad está servida. Esto, como otros tantos temas, se nos ha servido con su correspondiente cortinita de humo, para que no nos enteremos del todo. No hay peor mentira, que una verdad a medias.
Soy de los que creo que todo lo que sea educación, sea bien recibida. También incluyo la sexual. Sé que muchos de vosotros opinareis que los niños de hoy en día “saben mucho” sobre este tema... a veces incluso más que uno. Pero que “sepan”, no quiere decir que estén haciendo lo que es correcto. Saben lo que han visto y han experimentado... y eso puede llevar a equívocos.
Si pueden tener la suerte de que se les enseñe sin esos tabúes que nosotros sí hemos tenido, pues la verdad es que no tengo nada que objetar. Algunos creen que ahí tenemos el problema. Que no podemos tampoco “abrirles tanto lo ojos”... me van a perdonar pero los ojos ya los tienen abiertos... lo que se les está enseñando es a elegir bien lo que ya ven.
Pero como decía, faltos de ideas claras, nos venden "la moto" como quieren. Los detractores han utilizado el tema económico (14.000 €) para echar abajo la campaña, con esto de que con el paro y la crisis no podemos permitirnos gastar las cosas en “tonterías”. Vaya imbecilidad. Ni que con ese dinero arregláramos algo. Precisamente están pagando dos nóminas a las dos profesoras (psicóloga y pedagoga) que están dando el curso, con lo cual, son dos puestos de trabajo de nueva creación. Además, si van a darles el cursito a todos lo jóvenes de los institutos de la comunidad, me parece hasta barato. Y si no, haz las cuentas.
Lo que pasa es que realmente la política, como casi siempre, está detrás... esperando para atacar a la yugular del contrario y así favorecer los intereses que más les convienen a unos y a otros... y los medios de comunicación, fieles instrumentos de los mismos a sacarlo a bombo y platillo, que conviene.
En este último punto, solo tengo que hacer una sugerencia. Ya que el destino de ese dinero “molesta” tanto, tengo entendido que en un instituto se tiene tanto un psicólogo (o pedagogo) y algún profesor que “hace patio” o está presente por si se necesita una sustitución... pues nada, que den una clase de orientación sexual de vez en cuando y santas pascuas... ¡ah nooooo!, que el sindicato se nos echa encima y se ponen en huelga más rápido que un cerillo... y eso sí que no conviene, claro.
Por eso, es muy distinto el titular que nos venden "Pagamos un dineral, con la crisis que tenemos, para que los adolescentes se masturben a nuestra costa", que decir, "Enseñamos educación sexual a los adolescentes, sin tabúes y para orientarles bien, y de paso creamos dos puestos de trabajo que falta hace".

lunes, 9 de noviembre de 2009

En el descanso

Después de otra “batalla”
tu cuerpo yace en la cama,
silueta perfecta a contraluz,
perfecta escultura tumbada.

La piel entre sombras y luces,
lo que enseñas... pero no enseñas,
silencio que calma y no rompes,
lo que muestras más que lo que hablas.

Me da miedo pensar,
no tener este momento de nuevo,
pasión no te vayas aún,
que existas mientras no muero.

Acerco mi boca a la tuya,
a unos centímetros estamos,
observándonos incrédulos,
que tan cerca nos encontramos.

Cercanía de corazón,
cercanía de alma,
cercanía en los cuerpos,
cuerpos que se funden hasta el alba.

viernes, 30 de octubre de 2009

Muriendo un poco más

Cuando despierto al alba y no he notado tu beso de “buenos días”...
cuando no recuerdo la conversación que tuvimos ayer...
cuando el estrés del trabajo no permite ni una llamada,
ni tan siquiera un mensaje, ni por el móvil ni por correo-e.

Y si comemos, como autómatas, con prisas casi sin saborearlo,
cuando sólo hay 15 minutos de siesta... si la hay
cuando olvido tu día, el mío, el nuestro...
u olvido el de algún amigo del ayer...

Cuando no veo tu risa, ni miro a tus ojos,
cuando no sigo con mi mano las caracolas de tu pelo,
cuando no rozo, ni notas, ni noto...
cuando ni te huelo, ni me sientes, ni te oigo...

Cuando la conversación es rápida,
o es monosilábica, o es alta en su tono,
cuando molesta lo que no lo hacía,
o no molesta porque ya ni importa.

Cuando lo que importa no es lo que tengo delante,
aunque sea enfrente, pegado a mis narices,
y lo que creo que importa esta fuera,
cuando lo que realmente importa esta dentro.

Y así el tiempo pasa,
y morimos un poquito más en cada momento,
casi sin darnos cuenta, en estos días grises,
...poco a poco... poco a poco.

lunes, 26 de octubre de 2009

Menos humanos

Me encontraba, como todas las mañanas, abriendo las puertas de la asociación, iniciando los equipos, encendiendo las luces, en definitiva preparando el local para realizar nuestro trabajo mientras llegaban los compañer@s para empezar a atender al público.
De repente, aparece una hombre de mediana edad, no muy bien vestido ni aseado, con cara de preocupación que había bajado del comedor que hay en la primera planta y me comenta que si podía llamar a una ambulancia, que uno de los usuarios no se encontraba bien.
En plan Nacho Cano, esto es, mientras una oreja escuchaba al 112 él me iba hablando del paciente por la otra, e iba respondiendo a las preguntas... “unos 56 años, echa sangre por la boca, no hay aparente razón de un golpe, parece interno, era bebedor, me dicen que tiene el hígado hecho polvo...”
Seguimos las indicaciones de la operadora, esto es, ponerlo tumbado y de lado, y que no coma ni beba nada (esto último ya lo intuíamos...) y esperamos a la ambulancia... que llegó a los pocos minutos. Mis felicitaciones a los mismos.
La calle donde estamos la acaban de arreglar. Esta preciosa... el problema es que antes podíamos aparcar y ahora no, además de que han puesto unas aceras bastante anchas. Por lo menos, podían haber respetado el espacio reservado que teníamos, que hacía muy cómodo si alguien quería dejar ropa, o si tanto los del comedor como nosotros necesitábamos cargar y descargar lo teníamos más fácil que ahora.
En fin, centrándonos, la ambulancia no mira esas cosas. Es un urgencia... no va a buscar primero aparcamiento y luego atender. Es lo que faltaba. Así que rápidamente se forma una cola y exactamente al minuto escucho que empiezan a pitar.
Lo primero que pienso es que el que ha pitado está muy lejos y no se ha dado cuenta de la situación... pero mi sorpresa fue comprobar que la que pitaba estaba un coche por detrás de la ambulancia ¿#@€$%&/$%? Se trataba de dos mujeres de mediana edad, con un niño con cara de dormido en el asiento de atrás. O sea, llego tarde al cole y a la tostada que me voy a tomar con mi amiga de “desayuno light”, esto es, café descafeinado con sacarina y una viena integral con zurrapa.
Uno de los que estaban en la puerta del comedor le advierte de que se trataba de una urgencia, y le llama la atención... sus palabras exactas fueron “¿Es que no has visto de que es una ambulancia o estas ciega?”. Aun así, el de la ambulancia, al escuchar los pitos, baja y hace lo que puede por pegar la misma a la pared, subiéndose a la cera. El tráfico fluye, y la mujer al pasar por delante del usuario que la recriminó... y a esta señora (por decir algo) no se le ocurre hacer otra cosa que sacarle el dedo y como una energúmena le dice de todo menos bonito. ¿#@€$%&/$%?
¿Hasta donde hemos llegado? ¿Que clase de humanidad tenemos? ¿Como podemos ser tan egoístas? ¿Como se puede ser tan ruin? Ante una urgencia, ¿es más importante lo que yo tenga que hacer, sin mirar el que, ni a quién?
¡Que asco! ¡Que asco! Me avergüenzo de mi raza.

martes, 20 de octubre de 2009

Dando ejemplo

Sorprendentes han sido las declaraciones de D. Diego Armando Maradona al término del partido contra Uruguay y en el que la Selección Argentina se jugaba entrar en los mundiales de Fútbol que se celebrarán en Sudáfrica en el 2010.
“A mamarla... con perdón de las mujeres que se encuentran aquí (en la sala de prensa)... a seguir mamándola”. Parece ser que dichas declaraciones, aclaró “el pelusa”, iban dirigidas a los periodistas detractores (o sea, todos) y a los que no confiaron en el equipo.... pues menos mal... ahora solo queda meterte contra la otra mitad del mundo (que les trae al pairo el fútbol).
Dicho sea de paso, no contento con todo esto, también las expresó en el autobús del equipo haciendo gestos muy específicos aclarando aún mas las mismas, a través de la ventanilla... por si no nos había quedado claro.
O sea, que si tu estilo de juego es coger a once tíos y juntarlos ahí de cualquier manera, y que salga el partido adelante por una genialidad de uno de los jugadores (en plan como hacías tú) y no sale y pierdes y le echas las culpas a los nenes sin asumir tu parte de culpa... entonces por ir en contra... a mamarla. “Pos” vale.
Cuando eres adulto y observas este tipo de conducta, para mas INRI en un personaje público, estas curado de espanto. Incluso puedes entender la presión, el momento “en caliente” que juega muy malas pasadas, que no te entiendan... pero es que han pasado los días y no se ha oído una disculpa clara. Es más, la culpa fue de determinados jugadores.
Pero el mundo no sólo está lleno de adultos ... están los niños y adolescentes. ¿Que le estas enseñando? Bueno, ahora cada vez que algo no salga “a mi manera”, sin escuchar, sin dejarme aconsejar, sin hacer cambios significativos, sin “tom ni son”... “a chuppaalllla” (como decimos aquí).
Precioso. Muy bonito. Diego..., Dieguito..., “Pelusa”..., mira que fuiste grande como jugador y ahora lo de ser mal entrenador ya se ve... pero por lo que veo lo que demuestras con esto es que eres peor persona... por cierto, creo que Pelé fue el mejor jugador del mundo sobre un terreno de juego... y si no te gustan estas declaraciones personales... “ya sabes...”

miércoles, 14 de octubre de 2009

Un Nobel para un novel

Como sabreis ya, recientemente se ha concedido el Premio Nobel de la Paz al recién electo Presidente de los EEUU, Barack Obama. Al enterarse de la noticia sus palabras no pudieron ser más certeras. "Me siento honrado, pero creo que me llega demasiado pronto". Efectivamente, también media humanidad piensa lo mismo.
Ahora sería más honrado que usted declinara tal honor. La verdad es que poco ha hecho. Acaba de llegar "al trono" y ya le han dado un premio. Y esto, lejos de lo que se supone, es hasta contraproducente, ya que a nadie se nos premia por nada.
Sí que es cierto que su campaña para ganar la presidencia fue innovadora, cargada de ilusión y esperanza para dar respuestas a un pueblo desesperado... y por extensión, a muchos que en el mundo esperaban que arreglara la crisis... estos últimos, ya que hablamos del tema, un poco ilusos... sobre todo porque tenían que haber cambiado a sus propios dirigentes, y no buscar soluciones fuera, donde no las hay.
Por otra parte ha hecho historia, siendo el primer Presidente negro de USA... y además, con ascendientes árabes... ¡toma castaña! Esto sí que es histórico... Pero lo cierto que una vez que Vd. ha llegado al poder, está teniendo más cortapisas y problemas que soluciones. No en vano, es la primera vez que oigo que se grita en plena intervención suya, en una comparecencia ante su Congreso, llamándolo "mentiroso".
Cada vez que mueve ficha, se le echan encima. Parece que camina en una cuerda floja, y el resultado de cada paso que da hace que la propia opinión pública estadounidense se pronuncie... y baje puntos en sus tan estimadas encuestas.
Pero en realidad, lejos de criticarle, lo que viene a decir esta entrada en tono de protesta, es en definitiva que usted no tiene la culpa de haber recibido tan prestigioso galardón... los que tienen la culpa son los que lo otorgan... que hay muchas más personas que se lo merecen que seguro que tenían más bagaje que usted, y aunque no fueran perfectos (como todo bicho viviente, que no somos santos) seguro que no serían tan tremendos sus fallos como los que ha tenido, tiene y tendrá su país... y más cuando hablamos de PAZ.

martes, 6 de octubre de 2009

Más bolsas de plástico

Como sabréis algunos (otros no), escribí una entrada hace unas semanas hablando de lo que supone la expresión de "judíos conversos", adaptándola a nuestros tiempos. Acababa el artículo mencionando la, a mi juicio, engañosa campaña de retirada de bolsas de plástico de Carrefour.
Parece ser que un representante de Carrefour (no se identificó) participó en el blog dejándome un comentario defendiendo la postura de la empresa. A lo que yo le hice una contrarréplica. Por cierto, una de las cosas que no entiendo es que yo hablaba de bolsas y el representante me contestaba que su empresa ayudaba a mucha gente con sus proyectos sociales... vuelvo a repetir que les agradezco profundamente lo que hacen... pero no mezclen los torreznos con el chocolate, por favor.
Volviendo al tema que nos toca, precisamente el fundamento de este blog (y bajo mi punto de vista, de cualquiera) es ese. Ver distintos puntos de vista, discutirlos y sacar conclusiones hacia un lado u otro. Vosotros mismos.
Gracias a la revolución web 2.0, y aquí mi amigo Andrés Martín lo indica y clarifica con su entrada (gracias Andrés), os dejo una presentación que me envió un amigo unos días después de escribir la entrada antes mencionada, y antes de la réplica del representante de Carrefour. La pongo precisamente para que "alguien", me diga si lo que dice es cierto o si algún dato es equívoco, inexacto o simplemente falso, ya que yo no soy experto en la materia... aunque hay cosas que con el sentido común ya se intuyen...

jueves, 1 de octubre de 2009

Cabezón... en japonés.

El otro día, coincidiendo con un aniversario... :), nos invitaron a cenar (muchas gracias por cierto) a un japonés, que dicho sea de paso era precioso. La comida, que en principio era desconocida para mi paladar, estaba buenísima.
Bien es cierto que ya me avisaron que tenían que explicarme primero cómo mezclar los sabores, ya que de lo contrario, no se disfruta del mismo modo. A esto, un buen vino para acompañar a los manjares nipones, el silencio del lugar con música autóctona de fondo y una conversación tranquila con, lo mejor de todo sin duda, la compañía.
Siempre he tenido una especial devoción por el país en cuestión por muchos motivos. Me encanta su arquitectura, su escala de valores, el idioma, el cine y ahora se suma la gastronomía. El manga es que no me va... y menos los que se disfrazan por la calle emulando a sus “héroes” preferidos.
Y mira que los chavales no hacen daño a nadie... vamos que es un movimiento de lo más pacífico y divertido. Hay dibujos realmente espectaculares que hacen que estos chavales empleen más de dos horas en la caracterización en la vida real.
Bueno, pues siguiendo con lo del restaurante, menos mal que se impuso desde el principio que íbamos a cenar pero disfrutando de los sentidos y del tiempo. Y os explico el porqué. Nada más sentarme a la mesa, después de que me presentaran al mètre y hacer una visita turística por el maravilloso local, me encuentro con la opción de tenedor y cuchillo... o los palillos.
Uno de mis acompañantes fue tan amable (la verdad es que éste siempre lo es... y un peligro también ;) ) que me enseñó un cursillo rápido de manejo de palillos, a lo que me dediqué al momento. Tal era mi devoción que ya hacía prácticas con lo primero que veía encima de la mesa... levantando la servilleta... el tenedor... la piedrecita para reposar los mismos palillos...
Como no teníamos ni idea de que pedir, nos dejamos llevar por las sugerencias de los acompañantes, mucho más duchos que nosotros. Nos iban explicando cómo comernos el sushi, las distintas salsas, el shimi-shanga... espera, que no sé si se llamaba así... bueno, ¡y la madre que parió con los nombres de las comidas!
A esto, yo con mis palillos intentando probar algo... y como os dije, menos mal que se impuso lo del tiempo, ¡porque estuve peleándome con los palos y la comida más de dos horas! Tuve nada más que un momento de debilidad (a parte de la sopa de pato) cuando cogí el tenedor y me zampé una especie de espaguetis gordos con carne y verduras, pero al notar el sabor metálico del mismo, volví a los palillos... de ahí, que pienso que más que cabezonería (que la tengo) era más bien la importancia de notar lo máximo posible el sabor.
Moraleja: Aunque me duele la mano, disfruté como un enano... y esto puede llevarse a otros aspectos de la vida... no seáis malpensados, que os veo.

martes, 29 de septiembre de 2009

El efecto Pigmalión

Aprovechando que acabo de terminar un curso on-line, os comento uno de los textos que más me han gustado y así podamos razonar sobre el mismo, ya que seguro os ha pasado, sea cual sea la postura que tomarais.
Pigmalión era un antiguo rey de Chipre que vivía en la isla de Creta. Entre otras aficiones destacaba por su habilidad en la escultura. Ovidio cuenta la leyenda de que Pigmalión creó una estatua de marfil inspirándose en Galatea, siendo tan bella que se enamoró de la escultura. Así, rogó a los Dioses que cobrara vida, para poder amarla y Venus hizo posible tal deseo.
A parte de ser una bonita historia de amor, el término del efecto Pigmalión se utiliza hoy día para explicar nuestra superación en una tarea determinada gracias a la confianza que se nos demuestra, cumpliendo unos objetivos, indiferente su complejidad, a partir de las expectativas que crean otros.
Este efecto se produce, conscientes o no, en nuestra vida normal y en diferentes campos. Cuidado porque puede darse el efecto contrario debido a la falta de confianza, miedo, resignación o abandono, y por tanto llevarnos a lo adverso, esto es, el fracaso.
Para profundizar un poco más, digamos que el efecto Pigmalión hace que una persona lleve a cabo un trabajo debido a que las expectativas (o el deseo de triunfo) de la otra persona influye sobre la actuación del primero. Indudablemente ayuda, lo que sepas o te hayan contado de una persona, condicionando la predisposición hacia la misma.
Según los estudios sobre este efecto, se puede afirmar que cuando alguien nos brinda su confianza, ésta se “nos pega” y hace que mejoremos en distintas aptitudes y actitudes. Paso por paso, podríamos resumirlo en que confío en un hecho, tengo la expectativa de que lo vas a cumplir, te refuerzo la conducta conforme a lo dicho y establezco un vínculo de dependencia.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Clases... y clases

Es curiosa las diferencias que se dan cuando entre amigos o familiares se habla sobre lo de ser funcionario público o bien trabajar para la privada. Cuando las vacas son flacas, los funcionarios viven muy bien y no se merecen lo que tienen... en cambio, cuando son gordas, ni de coña es rentable ser funcionario, que ganan una miseria en comparación al pelotazo que se da en la privada. Es lo que tiene... en la privada hay altibajos y te gustará más o menos según donde te encuentres dentro de la curva (sobre todo si estas en la puta calle)... y en la pública, tienes un sueldo para siempre pero que no te va a hacer rico.
Pero todo el mundo se olvida, a mi entender, de una tercera opción que existe en nuestro mercado laboral. La política. Realmente no estás en la privada... pero vamos, que te eligen a dedo y ya estás dentro, en la pública, no hay problema. Después, lo único que te tiene que preocupar es no perder tu puesto, cueste lo que cueste.
No tienes por qué devolver al pueblo la confianza que puso en tí... no tienes por qué cumplir con lo que has dicho.... no tienes por qué representar a los que te votaron... no tienes por qué decir la verdad, ¿para que?... no tienes por qué justificar lo que haces o con quién lo haces (con caudales públicos, me refiero).
Sin embargo... sí tienes por qué subirte el sueldo cuando empieza la legislatura... sí tienes por qué desestimar a tus contrarios con sus últimos escándalos en vez de hacer brillar tus propios triunfos... puedes mentir lo que quieras, que a los dos días se olvida lo que has dicho... echa la culpa a otros, total, el pueblo se lo creerá porque es un ignorante de mierda...
Tenemos dietas injustificables... porque me lo merezco. Tenemos abusivos kilometrajes (incluso en aviones)... porque yo lo valgo. Cobro en bolsas de basura... porque me gustan los pelotazos... etc..., etc..., etc.
Incluso puedo contradecirme a unos niveles que no podamos entenderlo, esto es, me saco una foto con “el Obama” y mis niñas, pero no saques a las menores por la ley de protección del menor .... pero si mi niña quiere abortar, que vaya a una farmacia sin mi conocimiento y que se tome la píldora y aborte...¿¿¿%$=)(“^*???
Sr. Presidente, usted y su política dan pena... me encanta cuando dice que “hemos abierto una nueva etapa...”, ya no sé cuantas ha abierto, pero cerrado, lo que se dice cerrado, ninguna hijo.... ah sí! la ley de matrimonio homosexual (que a ellos les trae realmente al pairo) y la ley del aborto en las menores (sin el conocimiento de los padres y los consejos contrarios de los jueces). El problema es que el pusilánime que hay en la oposición es como usted de torpe, pero en el otro bando. A ver si deja, Sr. Rajoy, de defender lo indefendible, deja de rajar y le dice realmente al gobierno como tiene que hacerlo en materia económica, con planes y datos reales.
Así es como de debería ganar la confianza del pueblo... ¿o es que te da miedo seguir calentando el banquillo porque otros seguirían en su puesto gracias a logros que no han sido suyos, sino tuyos, pero que han sabido transmitir a la masa como propios?... ay!... este PER (y sus vestigios) nos va a hundir!

martes, 22 de septiembre de 2009

Diversión con trasfondo

Esta semana, un poquito estresante y falto de tiempo por cierto, vamos a hablar del Flashmob, a ver si se nos pega algo.
La verdad que tiene su punto este movimiento de acción, que nació con motivos de denuncia y para la diversión en masa.
A finales de Junio, una asociación, como medida para afrontar la crisis, organizó una buena en la oficina del Inem de Barcelona. No hay mejor lugar, desde luego... y la verdad que unas risas y tomarse las cosas a cachondeo de vez en cuando no viene nada, pero que nada mal.
Pero lo que realmente me ha encantado de la iniciativa es que podemos hacer más cosas de lo que creemos, sin tener que contar con la administración, las convocatorias organizadas (o mejor dicho oficiales), o con que otros nos saquen las castañas del fuego. Osea, muévete por ti mismo... que no te enseñen el "palito con el trapo" como a los burros.
Y por otra parte, lo segundo, es que podemos llevar a terrenos insospechados la diversión (con el fin que se persigue), siempre en su justa medida, rompiendo así los cánones de que tienen que darse solo en determinados lugares y en determinados momentos de la vida, y así endulzar la misma, que falta nos hace.
Aquí os dejo el vídeo, por si alguno se lo ha perdido.

martes, 15 de septiembre de 2009

Judíos conversos

Supongo que habréis oído la expresión “eres peor que un judío converso”, ya que cuando se convirtieron antaño en España, eran más cristianos que los propios cristianos... bueno, en realidad era que si no demostraban esa devoción por su nueva fe, era seguro que los mataran... y la verdad, es que lo que los cristianos querían era mas bien su fortuna, no tanto su renovada demostración de fe. Pero, por lo menos, esto les salvaba de “la quema” por cualquier pequeña sospecha.
Volviendo a nuestros tiempos, estos casos lo tenemos en nuestro día a día, frente a nuestras narices. Por ejemplo, a veces cuando uno deja de fumar de repente se convierte en el primer defensor de la liga anti-tabaco, y te da la tabarra con lo perjudicial que es, y lo caro, etc, etc... Ojo, todo cierto... pero que salga precisamente de su boca...
Mira por donde, otro ejemplo lo hemos tenido hace poco... con esa especie de referéndum encubierto, más bien consulta preparada de Arenys de Munt (debe ser “arenas del monte”, pero es que así suena como con más glamour). Es como preguntar “cuál es el mejor jugador del mundo, ¿Chiquito o Cristiano Ronaldo?” y se celebre en el Santiago Bernabeu... lo gracioso es que los descendientes de los emigrantes andaluces que un día fueron a levantar Cataluña, sean ahora los más independentistas del mundo... con lo universales que somos en esta tierra y sin dejar de defenderla. Será que a nosotros nos entran en la cabeza más opciones... y no somos tan obtusos... o que nuestra tierra hace a la gente menos “siesa”. (¿Como se dirá en catalán, sies?. Aquí también podemos decir cieza... lo que yo decía, hasta nuestra lengua es más rica). Fíjate si somos abiertos de mentes, que creemos que los pueblos, su cultura y su lengua tienen que cuidarse, enseñarse, recordarse e incluso defenderse... pero no nos toquéis la fibra sensible, que para historia la del pueblo andaluz (a ver si ahora vamos a tener que separarnos, para anexionarnos a Italia o a los Árabes... o a Asia por lo de los Fenicios... entre otros tantos), mezcla de culturas que nos hace tener un patrimonio y una herencia que brilla por su riqueza.
El colmo es lo de la campaña de Carrefour que invade la parrilla de la tele desde hace unos días. Ya suponía que las bolsas de plástico eran malas... pero con tanta insistencia la gente hasta se ha olvidado de que el enemigo público nº1 es Bin Laden. No quiero con esto, contradecir lo que expresa el anuncio, ni mucho menos. Es lo mismo que llevan sosteniendo los defensores del medio-ambiente durante muchos años (sin tanto éxito, claro), y quizás muchos de nosotros no nos dábamos cuenta de los devastadores efectos que produce el material en cuestión... pero que la campaña la dirija a golpe de pecho una de las mayores multinacionales que se ha dedicado a repartir millones y millones de bolsas en el mundo durante todos estos años... manda cojones. Ahora solo falta que nos creamos lo buenos que son, cuando seguramente habrán llegado a algún tipo de acuerdo con el fisco, o con el que les fabrica las nuevas bolsas (que encima cobran aparte), o es que está de moda el medio-ambiente, o es que quiero una certificación que me va a dar más prestigio, o me va a abrir más puertas, o que con la publicidad de este tipo se ganan adeptos... o todo ello junto.
Aunque tengamos todos la culpa (por inconscientes)... me huele que vosotros teníais toda esta información mucho antes que nosotros... y sin embargo os habéis llevado año tras año mirando para otro lado... que la “pela es la pela”, ¿o es que me vais a decir que no teníais ningún informe de impacto medio-ambiental interno o de los ecologistas que ya os advertían?. No os digo que pidáis perdón... porque desgraciadamente la Naturaleza no entiende de indulgencias ni absoluciones... pero no os pongáis medallas que en absoluto os pertenecen... ni por supuesto merecéis.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Toda una vida

Parece mentira que ya hayan pasado 40 años desde que empezó tu estrecha colaboración con el fundador de esta ong. Recordabas que lo conociste cuando aún ni te habías casado. Luego bautizó a tus hijas, tres, hoy día mujeres que las tienes “bien colocadas” según tu forma de pensar.
Hoy vienes a mí a despedirte. La edad tiene eso. Los distintos achaques van minando tu capacidad física... e incluso ya agota la psíquica también. Doblado, tembloroso y con lágrimas en los ojos, me dices adiós y das las gracias por haber conocido a tu “otra familia”.
¿Pero quién soy yo para en nombre de todos agradecerte todo lo que has hecho? Aquellos años en los que, aún siendo trabajador contratado y en los que yo no había nacido, tuviste que poner dinero para sacar adelante proyectos para beneficiar a los mas necesitados. Trabajando en la sombra, donde no hay felicitaciones.
Tus idas y venidas, buscando mecenas para soportar el coste económico de las distintas ongs que tu jefe iba montando. Sablazos, que los llamabas tú. Infinidad de amigos y colegas que fuiste dejando atrás, bien porque era “ley de vida”, bien porque no hubo mas remedio.
Cambios de domicilio, allí donde era necesaria tu aportación. De colaborador, pasaste a ser mano derecha, amigo intimo e incluso niñera de un hombre que pese a ser menor que tú, tenía menos salud... y que finalmente se fue... al ser llamado y que tú echaste tanto de menos.
Ponías las notas de humor, disfrazándote en esos día puntuales de fiesta, para recordar que aunque trabajábamos muy duro, no estaba mal descansar un poco y celebrar todos nuestros logros en esas fechas señaladas... y porque en realidad en el fondo eres un niño pequeño. Piropos a ellas, bromas a ellos.
Si había algo complicado que hacer... allí estabas tú para arreglarlo. Si había que hablar con alguien fuera de nuestro alcance... allí tenías tú un conocido para que le llegara el mensaje. Si faltaba un papel oficial... lo arreglabas en tiempo “record”.
Toda una vida consagrada a los demás... toda una vida trabajando por el prójimo... al pié del cañón. No te vas porque quieres, sino porque ya no te deja la edad... y los tuyos te quieren disfrutar mientras puedan.
Te miro y me veo en ti... es como un espejo que lleva retardo... todos deberíamos observar y valorar lo que fuimos y lo que somos... al fin y al cabo pasa el tiempo y es importante la vida que se va agotando... y es responsabilidad de todos el recordarla y que no pase desapercibida.
“Aquí tienes un amigo” me dices tú... y yo te respondo...“aquí tienes un admirador”.

A Lucas (y a todos estos Lucas de la vida), con cariño y agradecimiento.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Falsos profetas

El gobierno no para de transmitir a la sociedad que, pese al delicado momento que pasamos, protege y asegura todo lo que concierne “a lo social”... y eso no es del todo cierto. Se han recortado los presupuestos y se están retrasando las subvenciones. Lo máximo a lo que puedes aspirar es a que llegue una resolución para poder negociarla con el banco... y estos, a su vez, lo ponen más difícil.
Por tanto, fuera de la tinta y el papel o de la “caja tonta”, esto se traduce en la vida real en que hay ongs y asociaciones que cierran sus puertas. Bien porque ni han pasado el primer corte, esto es, le han echado para atrás sus proyectos desde un principio, bien porque no les ha llegado ni la resolución. Otras hemos aguantado como hemos podido.
Existen proyectos continuistas que han dado unos grandísimos resultados debido a la labor de compañeros (que han tenido que echar más horas de lo normal, y que han desarrollado tareas que no tenían porqué hacer) y ahora se encuentran en la calle.
Como decía, lo más normal es que asociemos las palabras crisis-tardanza-no hay dinero-tampoco resolución-cierre, y así lo denuncio. Pero lo que tiene delito, pensamiento con el que empecé esta entrada, es que hay asociaciones que “abandonan el barco” porque simplemente no les conviene.
Esto significa que el día que salió la orden de incentivos, ellos supusieron que podían hacer lo que les saliera de ahí con el dinero. Después, se dieron cuenta de que era un proyecto exigente (como debe ser), en el que había que hacer exactamente lo que se pedía (y para eso están después las memorias y las justificaciones) e incluso por el que la asociación ha tenido que sacrificar sus propios proyectos en algunos casos (e intereses, claro).
Entonces... si has hecho un bien común para tus vecinos... si has tenido unos grandes resultados... ¿cuál es el problema? Que no se ha hecho lo que vosotros queríais... que queríais hacerlo “a vuestra manera”... sí, sí... y que una asociación no es una empresa para ganar dinero... ni para enchufar a vuestro primo... ni hacer vuestros “chanchullitos”.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Queridos animalitos

Es curioso que la conducta humana, cuando se vuelve irracional y siguiendo un estado muy primitivo, repite unas pautas muy parecidas a las de los animales. En manada, esto se hace aún más latente. Es el caso de una bandada de pájaros... si el líder cambia de rumbo, los demás lo siguen... si el jefe de una caterva de ciervos se mueve, los demás advierten el peligro y hacen lo propio. Hasta aquí, comprensible e incluso bonito.
Hasta que llegamos, como ya decía, los que la empatamos siempre, la raza humana. Con los últimos hechos acaecidos en Pozuelo, lo que se ve es lo que hay. Cuatro energúmenos lanzan un par de botellas, cuatro piedras y los demás.... pues los demás, lejos de reprochar y señalar a los culpables, se unen a la “fiesta”. A quemar y arrasar.
Bueno, desde que el mundo es mundo, al primer humano que le fascino construir... le llegó otro inmediatamente detrás que le encantaba lo contrario... es que además es más fácil... y así me impongo... “¡unga, unga!”, que traducido resulta, “soy más fuerte, te aguantas”.
Pasada la tormenta, todos nos flagelamos preguntándonos qué es lo que ha fallado en la sociedad, que la culpa es del exceso de alcohol y las altas horas en las que se celebra el “botellón”, que entre los integrantes del suceso había chicos con antecedentes. (gran titular... si es que había más de mil personas...), etc, etc, etc... BLA, BLA, BLA.
Para colmo, el Gobierno echa la pelota en el tejado de los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas... toda esta política barata está muy bien para rellenar los minutos de los informativos y las páginas en prensa... pero la verdad es que hemos creado unos “monstruitos”, señores.
Pues sí. En mis tiempos mozos, el botellón nacía. Se celebraba en un lugar apartado y rara vez ocurría algo que destacar. A ninguno nos dio por quemar un coche de policía... Se bebía alcohol, también hasta altas horas, y no por ello nos dedicábamos a abrirle la cabeza al primero que pasaba con una piedra porque nos pareciera divertido. El Ayuntamiento no tenía un plan especial ni nada por el estilo (es más, esas palabras sonaban a chino), todo lo contrario, recogíamos “nuestras porquerías” antes de irnos al centro.
¿Cual es el problema? Pues la educación. Simple y llanamente... la educación, hijos míos. Sí tu hijo se pasa por el arco del triunfo todo lo que tú le digas, le defiendes delante de su profesor a toda costa desacreditando al mismo... ¿adivina cuál es su siguiente paso?... pues no respetar a la autoridad, que es lo que faltaba.
Claro, como no le has puesto límite en su vida, pues ahí tienes... y después de beber, viene la ¿pastillita o rayita?..., y mira que macho soy (¡unga, unga!) y vamos a divertirnos con los cabrones de los maderos... y si tu hijo no fue el que empezó... seguro que fue el que siguió... en plan manada.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Historias en la historia

Hoy, voy a extender las referencias que hice a ciertas anécdotas de Salamanca, por si alguno no las conoce todavía.

Beatriz Galindo, posteriormente apodada “La Latina”, fue una valiente y culta mujer adelantada a su tiempo. Tuvo la osadía, en pleno siglo XV, de disfrazarse de hombre para acceder a los estudios de la Universidad de Salamanca.
Al ser descubierta le echaron, pero llegó a oídos de la Reina Isabel “La Católica”, que lejos de castigarla, la llamó a la corte y pasó a impartir clases de Latín a la Reina.
De ahí, el apodo. Actualmente tiene dedicada una calle en la ciudad de Salamanca, y todo un Barrio en la capital, Madrid.

Fray Luis de León, tenía una cátedra de Griego en la Universidad de Salamanca, allá por el siglo XVI. Al humanista religioso no se le ocurrió otra cosa que llevarle la contraria a la Santa Inquisición. Posteriormente me he enterado que prefería la Biblia en hebreo más que en Latín. Pues le cayeron 5 añitos a la sombra (es que estos antes no se lo pensaban dos veces). Cuando fue liberado, volvió a la cátedra y el primer día de clase, sus primeras palabras fueron: “Como decíamos ayer...”
(Ahí, con dos coj....)

La expresión “irse de picos pardos”, viene de la época de Carlos III, que impuso a las prostitutas, para diferenciarlas de las demás mujeres, se pusieran unos picos pardos en las enaguas. En Salamanca, en época de Cuaresma, las prostitutas tenían prohibido pasear por el centro de la ciudad.
Cuando acababa la misma, los estudiantes (¡cómo no!...) cogían las barcazas y cruzaban el río que separaba el centro del extrarradio de la ciudad donde les esperaban las prostitutas. Como recompensa por ir a recogerlas para llevarlas al centro (no seáis malpensados), todos se sentaban a merendar en la orilla. Actualmente, el día de la patrona, se cruza el río en barcaza (lo de las prostitutas me huele que no se hace...). :)

martes, 1 de septiembre de 2009

Esos días especiales

Ayer, 31 de Agosto, se celebró el día internacional del blog... sí, para los blogs también tenemos un día. Flipa. En mi más humilde opinión, la mayoría sobran. Voy a exceptuar algunos que son días meramente sociales (dígase por ejemplo el día internacional de la lucha contra el cáncer, y cosas por el estilo), que lo que hacen más bien es recordar que siguen ahí batallando, y que debemos implicarnos siempre que nos sea posible.
A los otros que me refiero son aquellos días que o bien han sido creados para sacarte dinero, o bien se han creado por conveniencia política. Por ejemplo, el día del padre o de la madre. Parece que los demás días no tienes que honrar a tus progenitores. Vamos, que les puedes gritar e incluso maltratar el resto del año... pero ese día, hazles un regalo y llévate bien con ellos. El Corte Inglés te apoya...
Parece que para todo en la vida, tenemos que seguir unas pautas. Hay que seguir encorsetados, hasta en el tiempo. Marcar las directrices de una forma cuadriculada, en plan robot. Que es el día de los difuntos, pues a poner rosas... así parece que los demás días no tienes por qué recordarlos... las floristerías, debido a esta opinión, tienen que estar ahora pensando en los míos...
Por haber, hay hasta un día dedicado a la “mujer rural”... toma castaña. Soy de los que pienso que los días de “la igualdad”, cuando dejen de celebrarse, será cuando realmente exista la misma. Lo del día de la mujer trabajadora tiene un pase, puesto que todavía hay cebollinos que no se enteran de que un buen trabajador no depende del sexo... y comprendo que las “mujeres de campo” han, son y serán muy importantes en sus labores (de hecho he tenido y tengo familiares de esta índole)... pero que hasta para esto haya un día...
Pues nada, compraré un caballo, lo pintaré arco iris y reclamaré su día armando buenos follones políticos... lo que pasa es que el gobierno seguramente me diga que mejor lo pinte de otro color, de lo contrario el "orgullo gay" podría reclamar el día.
Recordadme que mientras sigamos así, nos felicitemos todos el 1 de Abril, que aunque pienses que es el día internacional de la diversión en el trabajo (yo es que flipo), en algunos países anglosajones se celebra el día internacional de los tontos.

viernes, 28 de agosto de 2009

Toledo, mezcla de culturas

Preciosa ciudad la de Toledo, que alberga historia y monumentos por doquier. Sus calles con cuestas arriba y abajo invitan al visitante a recorrerlas aun haciendo esfuerzos que merecen la pena. Grandes vistas, donde se nota el paso de las culturas cristiana, judía y árabe.
La temperatura, a pesar de que sea Agosto, fue dispar. El Domingo hizo mucha calor, no en vano estábamos en alerta amarilla. Pero el Lunes corría una ligera brisa que hizo los paseos agradables.
La gastronomía en carnes y platos típicos como la perdiz o el venado son espectaculares. Sin embargo, cabe destacar un restaurante Vasco que encontramos, el Lizarran.
Prometí hablar de ellos en el blog, no sólo porque la tierra tira, es que además de tener unos sabrosos platos de la zona, tiene unos "pintxos" Vascos que te hacen la boca agua. Da igual si son fríos o calientes. Están buenísimos, y los precios muy asequibles. Nos atendieron de maravilla. Total y absolutamente recomendado.
Os enseño la última ciudad que ha configurado estas vacaciones. Espero que tengáis la suerte y la oportunidad de visitarlas algún día, si no lo habéis hecho ya.

lunes, 24 de agosto de 2009

Salamanca, la "Roma Chica"

La verdad es que no sé por donde empezar. Aunque ya la conocía, esta vez la he disfrutado más intensamente. Esta ciudad es espectacular. Mires por donde mires, vayas por donde vayas, respiras historia. Los monumentos son increibles.
Las historias que impregnan estas paredes son preciosas, como la valentía de "La Latina", el "como decíamos ayer..." de Fray Luis de León... y un largo etcétera que no cabría en esta entrada, os lo aseguro (la rana, el austronauta...)
Es de fácil acceso y salida. Tiene tiendas por doquier, cosa que para algunas de vosotras es como caminar por "el paraíso"... :) Aquí se nota el poder adquisitivo, nene.
Se come de escándalo y de los caldos os diré que hasta el más barato es bastante aceptable... pero recomiendo encarecidamente que os vayais de "pinchos", esto es, tapas como decimos los del sur.
La marcha que tiene Salamanca de noche es tremenda... y la verdad, como en Cáceres, la temperatura ha sido bastante buena pese a que estamos en Agosto. Destino altamente recomendable.
Y nada, como es costumbre, os la enseño... y como prometí, ya he actualizado las fotos tanto de Salamanca como de Cáceres.

sábado, 22 de agosto de 2009

Cáceres, ciudad monumental

Bueno, después de este parón en el blog, debido principalmente a que me estoy pegando unas merecidas vacaciones, os escribo desde esta preciosa ciudad.
Si teneis oportunidad de visitar la misma, os recomiendo que os alojeis en un hotel como en el que estoy, Husa D. Manuel ****, ya que es de reciente construcción, muy nuevo, bien situado y de fácil acceso. (Por cierto, gracias Gustavo ;)).
Está muy cerca de la Plaza Mayor, entrada a la ciudad milenaria.
Buenos caldos y comidas excelentes, que os voy a decir... incluso en un pub el dueño nos invitó a unas copas... que arte!
En cuanto a la ciudad, que os voy a contar... mejor os la enseño.

viernes, 14 de agosto de 2009

2009: Odisea en el supermercado III

Depositaba los últimos artículos de mi compra sobre la cinta cuando me percaté que una mujer, con algunos “añitos” pero moderna, iba poco a poco, como si de una procesión de Semana Santa se tratara , detrás de mi.
La cajera, combinaba el ir cobrando los artículos e ir metiendolos en las bolsas, para ganar tiempo, y yo hacía lo propio... pero esta señora se estaba acercando cada vez más, al estilo “las muñecas de famosa”... pensé
– esta mujer me esta dando miedo, “quillo”... o ¿es que la conozco y no caigo?... no sé, no sé...
Para cuando la cajera me dice lo que tengo que pagar, yo ya tenía una montaña de bolsas y artículos desperdigados, y con la lengua fuera hacía lo posible por sacar la tarjeta de la cartera... y esa mujer, pegada a mí, me recordó una escena de El Jovencito Frankenstein en la que el sirviente “Aigor” se acerca por detrás a su amo “Dr. Fronkonstin” y se agarra a su chepa.
La cajera saca ese artilugio de firma digital para que confirme la compra y yo intento agacharme para estar más cómodo... pero el problema es que la señora y yo ya eramos uno, y claro, me salió del alma...
- Señora, si usted tuviera rabo, ¡ya me habría violado tres veces!
- ¿...? ¡uy!.... ¡oi!... ¡jajajaja!
Hombre, me alegro de que le divirtiera pero no se si la señora supondría que por atosigarme de aquella manera iba a ir más rápido... encima, aunque roja como un tomate, se “descojona”... no si ya te digo que esto esta lleno de especímenes de otra galaxia.
Cogí mis bártulos y me fui pensando en que aun tenía que llegar a casa y meter todo aquello... no sin antes sortear a la rumana de la puerta, que pide dinero no para la mafia, sino para comer y vestir a sus 235 hijos (sabiendo que hay comedores sociales... con ducha... y asociaciones que visten gratuitamente, además de albergues) y evitar por segunda vez el euro revolucionario del gorrilla (que no es el oficial, y que también lo quiere para lo mismo que la otra, y no para pegarse un buen chute)...
... O el “pesao” que limpia los cristales del semáforo (con los mismos fines benéficos que los anteriores)... o el niñato que se te mete delante del coche con la scooter (regalo por ser un estudiante pésimo pero que le compró papá para no sentirse mal por el divorcio con mamá, no vaya a darle un trauma al angelito mío, pero papá no tiene dinero para el seguro pero da igual porque ya hay tontos como nosotros que se aguantarán y pagarán el pato) y que encima te saca el dedo... etc, etc, etc...

Fin.

miércoles, 12 de agosto de 2009

2009: Odisea en el supermercado II

Llegada la hora de pagar en caja, me dirijo a las mismas y observo que en una de ellas un señor estaba terminando de pasar sus artículos. Cuando llego me percato que había un carro bien apartado y bien detrás, por lo que intuyo que alguien ha debido dejarlo allí mientras iba a por algo, pero que estaba tardando demasiado, dada la distancia. Así que coloco mi carro, me agacho y cuando voy a poner el primer artículo en la cinta, sobrevuela sobre mi cabeza un paquete de bayetas amarillas, de marca blanca, y cae en la cinta. En esto una señora, mayor que no vieja, aparece como por arte de magia y me comenta:
- No, perdona, es que estaba yo.
- Me parece que no, señora, yo ya me disponía a poner mi primer artículo cuando usted a encestado a lo “Gasol” desde unos metros atrás.
- Ya, ¿es que no ha visto mi carro?
- Sí, si se refiere a ese que está a unos metros atrás pero como usted comprenderá no me iba a poner detrás, primero porque no sabía si estaba realmente en cola dada su distancia (con lo que intuyo que no fue a por una cosilla olvidada sino varias), y porque no voy a esperar a que usted vuelva cuando le de la gana.
- Pues eso es lo que hay.
- Pues me parece muy mal. Ya que usted me ha visto, podría haberse esperado.
Y es que parece que cualquiera de nosotros podría venir con el carro vacío, ponerlo en cola e ir buscando artículos hasta que estuviera lleno y entonces decirle al que le tocara lo mismo. ¿Será un regla no escrita que desconozco?
Ella siguió depositando artículos en la cinta con cara de “te aguantas”, y eso que me había ido a la cola de la caja de al lado dejando zanjada la cuestión... así que opté por la ironía y seguía “erre que erre”.
En un momento dado, la mujer abandona unos segundos la caja para coger un carrito de la compra que se suele dejar con un candado en frente de las cajas (en realidad también creo que estaba harta de escucharme).
- Señora, no se preocupe, ¡que yo le guardo el sitio mientras usted aparca el coche!
- ¡....! ¡Oiga, oiga! ¡Pase, pase usted! (me indica con el dedo)
Y en ese preciso momento, es cuando sonreí y le contesté que ya no hacía falta, que ya me tocaba en mi caja.
Moraleja: Ya que te cuelas, que se te caiga la cara de vergüenza y te cueste un poquito, ¿no?

Fin de la segunda parte.

lunes, 10 de agosto de 2009

2009: Odisea en el supermercado

Basado en hechos reales

Fruto del espionaje realizado en la nevera, me encontraba en el “super”, lugar no muy de mi agrado. Realizaba las compras necesarias, y por qué no, algún que otro capricho pero sin despilfarrar mucho, que el horno no está para bollos. Nada, el chocolate que me vuelve loco...
Diviso el mostrador de la carnicería y veo que había un número de personas aceptable esperando. Así que me acerco a coger un número y, como no, veo que me va a tocar cuando las ranas críen pelo.
Decido seguir adquiriendo artículos, sin quitar mucho ojo de la pantalla, para ganar algo de tiempo. Pasados bastantes minutos, vuelvo a la carnicería y el contador estaba ya en el 70. Yo tenía el 71. Así que la chica del mostrador le da al “botoncito” y llega mi número.
Para mi sorpresa, me encuentro que una señora mayor se me adelanta y decide que es su turno.
- Perdone, es que yo tengo el 71.
- Ya, pero es que yo ya estaba aquí.
- Bueno, entonces usted me dirá para que sirve coger un número.
En esto, nos interrumpe la dependienta, e intuyo que me va a dar la razón.
- Es que la señora lleva un buen rato esperando, la verdad.
- ¿...?
Pensé, “¡Vaya con la lumbreras! Tú debes tener muchos estudios, ¿verdad?”
- Mira, perdona, es que no me he explicado bien. Señora, ¿usted tiene el 70 y medio?
- ¿Como?... ¡pues no!
- Entonces, se espera. Y usted, póngame un cuarto de filetes de pollo.
A los pocos segundos, oigo que la señora mumulla...
- Hijo, pues como te pones...
Y pensé, “no si encima soy yo el malo... este tipo de personas deben ser de otra galaxia...”

Fin de la primera parte.

viernes, 7 de agosto de 2009

El Matrimonio

En breve, unos viejos y queridos amigos se casan. Esto, hoy en día es un verdadero logro, ya que algunas parejas que deciden casarse en realidad obedecen a una inercia incontenida, producto seguramente del empuje que realiza la familia y, en definitiva, la sociedad en la que vivimos.
No es el caso de esta pareja, os lo aseguro, entre otras cosas porque su noviazgo no ha durado dos días precisamente. :) ... vamos, que lo han pensado muy bien. ;)
Yo siempre he mantenido, y mantengo, que el mejor estado es con el que cada uno se encuentre mejor. Novio, casado, soltero ... da igual mientras seas sincero contigo mismo y con la de enfrente, claro... y que ella comparta el sentimiento también. Lo que suele pasar, es que en una relación madura se va pasando de un estado a otro, lo cual no quiere decir que acabe en matrimonio pero sí ,por lo menos, en la convivencia.
El otro día tomábamos unas copas en un pub unas cuantos amigos en pareja, y salió el comentario de que se había publicado una estadística que de cada cuatro parejas, tres se divorcian... a lo que todos pegamos una carcajada, entre otras cosas porque en ese momento precisamente éramos tres matrimonios (los que faltaban, entre otros, son los que se van a casar ahora).
A mí, las estadísticas me la traen un poco al pairo. No porque no sean útiles, sino porque hay que interpretarlas bien. En ésta, por ejemplo, habría que hacer hincapié precisamente en que por lo menos se casaron las cuatro parejas, ¿no?
Tampoco se suele publicar una estadística donde expongan cuantas parejas de novios no llegan a casarse, o se separan cuando estaban viviendo juntos. Parece que hay que darles caña a los casados... "que eso ya no se lleva"... sí, sí... pero al final, a "jincar" los cuernos, como casi todos.
Las estadísticas no reflejan los sentimientos, el compromiso, el esfuerzo, el sacrificio, la compañía, la sensualidad, el sexo, el amor, etc... con lo que tampoco me valen de mucho, por lo menos, para ver los datos así, en frío.
Así que, a la pareja, os deseo la mayor de las felicidades, ya que lo importante es hacer lo que os salga de “ahí”, que para eso es vuestra vida... ¡tanta estadística, ni sociedad, ni ocho cuartos!

martes, 4 de agosto de 2009

Fuera de lugar.

Continuación del relato escrito por Arbatán, Rojo sobre blanco.

Mario estaba exhausto por el trabajo que había realizado esa semana. Su cansancio era evidente. Se había volcado para no tener que recordar a Paola. Los amigos lo sabían, así que propusieron a Mario pasar un fin de semana en la costa, a lo que Mario aceptó.
Aceptó porque tenía que seguir adelante. No podía enclaustrarse. Se había jurado no perder el tiempo lamiéndose las heridas. De todos modos, los amigos tampoco lo iban a dejar en la estacada. Sabían de sus necesidades y preocupaciones... y un cachondeo a tiempo, nunca viene mal.
La noche era perfecta. Corría una ligera brisa que hacía mitigar ese posible calor pegajoso de una noche típica de Agosto. La pandilla, una vez cenada, se fue de marcha. Iban de pub en pub tomando copas y chupitos, gastando bromas, en definitiva, de buen rollo.
Mario, de vez en cuando miraba a su alrededor. Veía a la gente divertirse, hablar, beber, bailar... pero se sentía desubicado. No tenía nostalgia de Paola, pero sí le invadía un sentimiento de cansancio... no por el trabajo... sino por tener que demostrar todo lo que valía desde el principio.
Pereza. Sin duda lo era... y la soledad paradójica entre tanta gente. No tenía ganas de presentarse de nuevo... explicar a qué se dedicaba, o de donde era, lo que le gustaba hacer y lo que no. Sentía que era ya mayor para todo aquello... su diferencia de edad, aunque seguía siendo joven, era grande. Y más que por el mero hecho de la edad... era por las vivencias que había tenido... experiencia que estos “yogurines” todavía tenían que pasar.
Una de las veces que Mario fue al baño, coincidió por tercera vez con una chica en la cola. Sus miradas se cruzaron... y ella le sonrió. Mario dudó unos instantes y en un esfuerzo por su parte, comentó tal coincidencia con la chica, a lo que la típica amiga desagradable responde...
- ¿Que pasa, que controlas cuando meamos?
La chica miró a su amiga con cara de incredulidad. Mario bajó la cabeza y miró al suelo. “Más ordinaria... imposible”, pensó.
- No, nada más lejos de mi intención... perdona si os he molestado.
Mario dio media vuelta y se dirigió a sus amigos. Les pidió que le llevaran a casa. El “después” de una ruptura es siempre difícil... y por hoy, ya había tenido suficiente.

viernes, 31 de julio de 2009

Sátira del Chiringuito III

Esta sátira la componen 3 partes. Se expone aquí la última.

Pasadas otras dos horas, recibo otra carta certificada donde se me comunica lo siguiente:
“Recibida su solicitud y examinada la misma acorde a las leyes que rigen este chiringuito, por la autoridad que se me confiere en esta playa resuelvo CONCEDER al usuario playero:
un botellín de Coca-Cola caliente.
Dispone de 10 minutos para entregar la documentación modificada con el nuevo artículo que sustituye al que usted solicitó, recordando que si no la entregara se dará el tema por zanjado y no tendrá derecho a futuras reclamaciones”.
Mira, estaba por dar saltos... y no eran de alegría precisamente... otra vez como Mary Poppins pero en plan “heavy”, y sabía que de montar en cólera me arriesgaba a que ni me dieran la coca-cola... caliente. Así que entregué mi solicitud modificada en tiempo y forma y, pasadas otras 3 horas, llamo al camarero y le comento.
- ¿Le falta mucho a la coca-cola?
- Uff. Es que andamos muy liados. Va a tener que esperar un poco más...
Miraba hacia los lados y veía que el chiringuito estaba lleno, pero casi nadie bebía nada (no por ganas, desde luego). Ya no tenía sed, ni estaba deshidratado... es que simplemente la lengua y el esparto eran hermanas gemelas.
Y, por fin, diviso cómo el camarero camina hacia mí... en cámara lenta... hasta sonaba en mi cabeza Barry White como música ambiente... advierto que lleva la coca-cola... caliente, sobre la bandeja... pero gira en el último momento, y se la da a la señora de al lado. (la música acaba de golpe)
- ¡Me cachis! Que poquito ha faltado...
- ¿Perdone?
- No, que sólo deseaba que hubiera sido para mí...
- Ya. ¿Cuantos días lleva esperando?
- ¿Días? Bueno, llevo todo el día...
La mujer, que sonreía, se convirtió toda ella en una grandiosa carcajada que no paraba de repetirse... en verdad no sé si las carcajadas eran producto del eco o de mi insolación...
Tres días después llegó la dichosa coca-cola... caliente era poco... estaba ardiendo. Antes de llevármela a la boca, le sugiero al camarero si me puede limpiar la mesa.
- Eso es imposible, Señor.
- No, si ya me lo imaginaba... pero por curiosidad... ¿por qué, hijo... por qué?
- Es que usted debió solicitar en la partida de limpieza, un mantenimiento el servicio de balleta. Además, que sepa que la mesa y la silla son de alquiler, y va a tener que costearlo de su bolsillo, pues veo que tampoco solicitó las mismas.
- ¡Oiga, que yo no he visto esas partidas que me menciona!
- Sí, lo sé, es que no es aquí. Es en el puesto de hamacas que hay a un kilómetro de aquí. Pero no estoy seguro del todo. Mejor, hable con el "hamaquero" la próxima vez.... yo sólo soy un simple camarero.
- Por las servilletas, mejor no le pregunto, ¿verdad?
Y allí estaba yo, sentado después de tres días en una silla y una mesa sucia, rascándome el bolsillo para saber si podía pagar su alquiler, rojo Ferrari, y bebiendo una coca-cola... caliente... sólo para poder hacer una de las cosas más básicas de la vida... hidratarme para sobrevivir...
El juego es así... y el dueño del chiringuito... lo sabe.

Fin.

miércoles, 29 de julio de 2009

Sátira del Chiringuito II

Esta sátira contiene tres partes. Se expone aquí la segunda.

Después de tres horas, se acerca el camarero a mi mesa y me entrega una carta certificada. En ella leo.
“Recibida su solicitud y examinada la misma acorde a la orden 25/9123/uy/jarl/2178 de la ley de costas que rigen este chiringuito, por la autoridad que se me confiere en esta playa, resuelvo:
Solicitar documentación precisa que aclare:
- Si la cerveza es de marca o no.
- Si la cerveza es de botellín o de barril
- Si la cerveza es con alcohol o sin alcohol. (Especifique si es 0,0 que no es igual)
- Si la prefiere en vaso largo (caña), vaso corto o jarra.
- Sólo dijo que la quería fría. Especifique los grados, por favor.
- Con espumita, bastante espuma o, de lo contrario, sin espuma.
Nota:
Tenemos a su disposición un catalogo de los proveedores oficiales. Sólo debe acudir a la caseta de información a 5 kilómetros de aquí para consultarlo.
Tiene 10 minutos para presentar dicha documentación o el plazo vencerá y tendrá que solicitar de nuevo todo desde el principio, siempre que el chiringuito esté abierto, claro”.
Pasados unos minutos, entrego la nueva documentación donde hago constar que quiero una cerveza Cruzcampo (rezando para que fuera uno de los proveedores), de barril, con alcohol, de jarra, a 0º. Aún así, adjunto una nota donde especifico que no me importa del todo la marca, y que en un momento dado tampoco el continente. Es más, ya que lo que tengo es sed, tampoco el contenido, esto es, con que me traigan un botellín de agua fría, cubriría mis necesidades básicas.
- Sr. Barman, perdone, ¿sabe si tardarán en contestarme? Es que he pasado de estar sediento a estar deshidratado... y esto ya me preocupa.
- Hacemos lo que podemos, Sr. usuario playero. Comprendo su situación... ¿no la querrá con limón, verdad?
- grrr... no! no la quiero con limón!
- Y lo ha especificado en la solicitud, ¿verdad?
- Oiga, me estoy empezando a calentar más de lo que mi cuerpo lo puede estar ya...
-¡Mire, aquí está el dueño!... ¿nos echamos una foto?
- ¿...?
- Si, hombre, anímese, ¡que no se diga!
Allí estaba yo, rojo como un tomate... no sabía si por el calor o por el cabreo, con cara de pánfilo y de sorprendido a la vez, al lado del dueño que me cogía del hombro, como si me conociera de toda la vida.
- Perdone, podría hablar con usted un momento...
- Lo siento, voy camino de una reunión muy importante con la Cocinera, es imposible, pero cuando pueda me acerco a su mesa, y así nos conocemos... y eso.
- Sí... sobre todo... eso.
No me había sentado todavía cuando ya había por todos los postes del chiringuito un cartel con una leyenda que decía: “El chiringuito. Trabajando por nuestros usuarios playeros”... y la foto del dueño con una especie de cangrejo enorme con cara de tonto... ¡coño, si soy yo!... vaya tela, para esto si que vamos rápido, ¿eh?.

lunes, 27 de julio de 2009

Sátira del Chiringuito

Esta sátira contiene tres partes. Se expone aquí la primera.

Caminaba por la playa y el sol picaba en mi ya quemada espalda. Diviso un chiringuito y esbozo una media sonrisa... todavía quedaban bastantes metros de caminar por la arena, que debido a su temperatura obligaba a dar saltitos al estilo Mary Poppins.
Llegaba a la puerta por fin. Mis pies maltratados y doloridos agradecían el parquet en sombra. Veo un cartel que dice: “El chiringuito de esta playa está a su servicio. Solicite una cerveza gratis. Trabajamos por nuestros usuarios y sabemos de sus necesidades”.
Allí, en la esquina, esperaba una silla y una mesa, dando a la parte de la playa. Soñaba con disfrutar de una bebida mirando tranquilamente al horizonte que me proporcionaba tal vergel.
Se acercó hasta mí un camarero, bandeja en mano.
- ¿Le pongo algo, señor?
- Sí, por favor, una cerveza bien fría.
- Bien, tome esta solicitud y rellénela por triplicado.
- ¿Perdón?
- Cuando lo haga, adjunte un certificado de no pertenecer a alcohólicos anónimos, y de paso me adjunta también un certificado de penales.
- Oiga, que yo solo quiero una cerveza...
- Sí, sí, ya le he escuchado... y se lo estoy explicando. Además, necesito una fotocopia de su D.N.I. y otro de que la ropa que lleva (incluida las gafas) son suyas.
- Pues si que...
- Por cierto, señale si la cerveza es para usted o actúa para otra persona como representante legal. Una vez realizado todo esto, acérquese a la barra y el bar-man le recogerá la solicitud.
- Bueno... gracias.
A los “30 minutos”, realizado el papeleo, llevo toda la documentación a la barra y tras una enorme cola, los entrego.
- Muy bien. Ya recibirá nuestras noticias...
- Pero, no sabe cuando...? es que empiezo a tener sed.
- Uf, lo siento, yo solo soy un simple bar-man. Esto lo tiene que ver el dueño y decidir. Es que hay mucha gente que pide una cerveza... ya sabe... y está la cosa muy mal. Veo que ha puesto que lo podemos localizar en la mesa de la esquina, ¿no?
- Sí...
- De acuerdo, pues espere... sentado.

Fin de la primera parte.

miércoles, 22 de julio de 2009

Se vende virginidad

Me ha llegado a los oídos que una mujer de 28 años subasta su virginidad por Internet. Todavía me chirrían los mismos. Si mi abuelo levantara la cabeza... jejeje. Bueno, analicemos el caso por partes.
En la noticia cuenta esta chica que es de “profundas creencias religiosas”. ¡Joder, pues menos mal!... si no fuera así, ¿que haría esta mujer?
Que no habrá caricias ni besos... ole!, que bonito es hacerlo la primera vez... te va a encantar. Me recuerda al chiste de dos hombres en una isla desierta y como no habían hecho el amor en años se deciden a hacerlo entre los dos... y cuando están en pleno acto, uno le mordisquea al otro la orejilla, y de repente se vuelve y comenta: “eh!, sin mariconadas”. :)
Que lo hace por 15.000 €, y que dicha “pasta” es para paliar los gastos de su madre enferma. Muy loable... no sé, quizás es que ya ha intentado de todo y no le sale nada... y ha tenido que tirar por estos derroteros. No sé, no sé... ¿la seguridad social no lo cubre, verdad? Ya me parecía a mí...
Cada uno es libre de hacer lo que le de la gana, mientras no dañe a nadie... ya... que uno pague por sexo (aunque no lo comparta) lo entiendo... lo que no entiendo que sea por una virgen. O sea, pagas por la inexperiencia. ¿No es mejor que una con experiencia te dé el revolcón del siglo? O a lo sumo, que se comparta el buen rato debido a que la experiencia sea pareja, ¿no?.
Aunque pensando mal, y aquí me disculpáis si soy duro, lo tuyo es de órdago, cariño. En el mismo pack va una noche de pasión (con el que elijas tú), que te quiten el San Benito de "virginidad a los 28", y que encima te paguen una fuerte suma de dinero. Aquí lo único "puro" que has introducido es la palabra "virgen", porque en realidad demuestras uno de sus posibles antónimos... y además "de lujo"... y que conste que te lo digo con todos mis respetos. Mira en el diccionario, a ver si me equivoco.
Creía que había cosas que simplemente se regalaban... y más cuando son de corazón. No creo que haga falta llegar al matrimonio para regalar lo que vendes... con que se lo des al que te parece adecuado en ese momento, vale. Pero compruebo, a mi pesar, que "el dinero lo compra todo"... que "todos tenemos un precio"... Mi temor es que cuando se acabe el dinero... ¿que será lo próximo que venderás?
Ofertas, ya ha tenido... pero ninguna le convence. Normalmente porque se pasan en las peticiones y no aceptan sus “estrictas” condiciones. Es que me imagino a esta chica con el camisón de las abuelas, con un “agujerito en los bajos”, esperando al mozo, en un acto que me recuerda a “introduzca aquí las monedas, su tabaco gracias”.
Me río de todo esto... pero lo más curioso es que me parece una historia tan triste...

lunes, 20 de julio de 2009

Menores.

Hoy empezamos con una noticia desagradable. Creo que hasta me quedo corto con el adjetivo, después de la “salvajada” que han realizado los 7 menores de Isla Cristina, violando a una menor de 13 años en las fiestas del Carmen.
¿Os debéis de sentir muy orgullosos, verdad? ¡Que machos! ¡Que valientes! Además, como la menor era disminuida psíquica, pues mejor, ¿no? Total, como la mayoría sois menores, pues “a mí no me van a hacer nada”. Que bien aprendidito lo tenéis... claro, lo que os conviene.
Coño, pues va a ser que vais a tener razón. No, si al final los carajotes de turno somos todos nosotros, la sociedad civilizada. Claro, que si el padre (madre) se portara como vosotros, pues un buen bate de béisbol y a dejaros lisiados. Ojo por ojo... “y si me mandan a la cárcel por ser adulto, pues a estas alturas es que me da igual”.
Sin ánimo de faltar a esta madre que debe estar destrozada, yo todavía no me explico qué leches hace una niña menor de edad, disminuida psíquica, a las 2.00 de la mañana en una playa cercana al recinto ferial. Con los tiempos que corren, una menor no puede ir ni a la esquina sola.
“La ley protege al menor”. ¿Pero a cuál? Porque no veo que haya protegido mucho a la niña, vamos. Sin embargo, a “los otros”, o bien los meten en un correccional, o bien no pueden imputarle delito alguno por ser menores de 14 años.
Lo único que queda es que el paquete más grande se lo metan a los padres. Quizás ellos crean que no tienen la culpa de que sus hijos les hayan salido unos verdaderos hijos de la gran..., miserables... pero he de quitarles la razón. Un niño de esa edad, sabe perfectamente que está bien, y que está mal, pero es tu responsabilidad como padre que llegue a esas conclusiones de una manera acertada.
Pues nada, hijos, a ver si hay suerte y os encontráis en el correccional (o en la vida) alguno que les vaya los culitos jóvenes, y os da de vuestra propia medicina. Ni psicólogos ni hostias... vosotros no os merecéis ni una pizca de perdón... ni de compasión... así os pudráis!

viernes, 17 de julio de 2009

Sobre la visceralidad

La visceralidad es un defecto bastante mal entendido por la persona que lo observa. Comprender que una persona se ponga hecho una furia por un tema que, quizás, sea una verdadera tontería en el fondo, es tarea harto difícil y sólo alcanzable por personas muy... muy comprensivas.
Para un visceral, el tema (que hace que salga lo peor de él) es sumamente importante en ese preciso momento... para luego, una vez calmado, piense que no debió ponerse como un auténtico energúmeno... por algo que no tiene tanto valor y que además no merece la pena.
Además, el auténtico “sofocón” se lo lleva calentito, haciendo un especial daño tanto físico como psicológico, tanto para al del chaparrón como para él mismo. Hay que cuidar corazón y mente. Ni que decir tiene, cuando se juntan dos del mismo tipo. La guerra está servida.
La estampa desde fuera es un verdadero horror. Se pierden los modales, pareciendo una auténtica fiera o animal (de bellota), y hasta se sacan trapos sucios que incluso no vienen al caso... ante la atenta mirada del que le coja por allí... al que sólo le falta las palomitas y el refresco... o que expresa en su rostro el malestar por lo que está presenciando.
El visceral, aunque haga propósito de enmienda, siempre comete los mismos errores... y si no, ya habrá un auténtico “tocapelotas” para arreglarlo. Así, la culpa siempre la tendrá el visceral, ya que aunque en el fondo tenga razón, las formas no son las adecuadas... y son las que te hacen perder... siempre.
Es una pena. La estampa que se ve hace que “se te caigan los palos del sobrajo” con respecto a alguno, o bajes de un pedestal hasta al “más pintao”, sobre todo si sabías que parecía una persona reflexiva, paciente y otras virtudes totalmente contrarias a lo que te parece observar ahora.
Y lo peor, es que es el mismo visceral el que se da cuenta de que al primero que ha fallado es... a sí mismo.

miércoles, 15 de julio de 2009

Para desastres, como yo

Bueno, la entrada de hoy es para todas esas personas en el que “el despiste” forma ya parte de su agitada vida. Es como si lo tuvieras asumido, esto es, que eres un desastre total. Normalmente me tienen que recordar las fechas de los cumpleaños o, por ejemplo, soy de los que no recuerda si han cerrado el coche o la puerta del trabajo, teniendo que volver sobre mis pasos y comprobar que realmente, sí, sí lo había hecho. Para los demás, seguro que conocéis el tipo
Mi despiste es tal que os voy a contar la última que he liado. Resulta que invito a unos amigos a cenar el pasado Sábado a mi casa. Me llaman para decirme que van a llegar tarde (en ellos, esto es ya otra costumbre que hablaremos en otra ocasión, :) ), con lo cual decido esperarlos fuera puesto que una de las parejas no sabía donde vivía exactamente.
Salgo con las llaves y el móvil y me los encuentro en el portal de fuera. Así que nos enfrascamos en saludos y conversaciones en el pequeño camino que va hasta mi casa. De repente veo que la puerta del bloque no abre. Tras varios intentos fallidos, veo que la contrapuerta está mal cerrada, cosa que por cierto, no noté cuando salía. Así que decido llamar a mi piso y me contesta mi mujer. “¿Sí?. Abre cariño mío, que la puerta se ha atascado”, y seguidamente, me abre. Por cierto, arreglé lo de la contrapuerta.
Pasamos y veo que no atino a encontrar la luz del pasillo de la entrada del bloque, y se abre una puerta al final del pasillo, a lo que comento: “amor mío, dale a la luz que no vemos nada”. Pero la silueta del pasillo no corresponde con la de mi mujer... es más, me parecía más una señora mayor e incluso mis invitados pensaban que tenía visita en casa... “oye, que este pasillo no me suena... que el de mi bloque hace una L, y este es recto”... giro la cabeza mirando a los amigos y les digo... “anda, anda, tira que me he equivocado”.
Es que no tengo solución. Ya no te digo el rechufleo de después, cuando los amigos se lo contaban a mi mujer. “Yo creo que la señora mayor te abrió, a ver si caía algo... como le dijiste cariño... ¡y además dos veces!... y cosas por el estilo. Creo que las carcajadas todavía están resonando. ¿Se puede ser más desastre?

lunes, 13 de julio de 2009

¡Que me gustan los Lunes!

Vaya tela. Desde luego, deberían prohibir trabajar los Lunes. Este día está maldito. Si algo se puede complicar más, este es el día idóneo para que ocurra. Vamos a cien por hora y damos más del 100% de nuestro trabajo. No importa... es Lunes. Por contar sólo algunas cosas... repito, algunas, pero entremezclarlas con otras que ocurren a la vez y todo el mundo quiere respuestas, y rápido, y ¡yo primero!, etc...
El Viernes hicimos unas gestiones para que una usuaria pudiera recoger de Cáritas una bolsa de comida. Hablamos con el representante de la misma y nos dijo que no nos preocupáramos, que a partir de una hora llegaba a la Iglesia y que si tardaba pues que la señora le esperara. Esta señora le esperó... 15 minutos... y se fue. ¡Joder con las prisas!... ni que fuera la Vicepresidenta del Gobierno (que por cierto tiene parecido físico... “pobrecita”)... y este hombre estuvo hora y media esperándola, por si venía... y nuestra trabajadora social se tiró otra hora conduciendo por la ciudad por si la encontraba. Pues esta mañana, viene la señora cabreada y dando gritos porque “le habían dejado tirada”. Tiene la cosa coj...
Más tarde, aparece otra señora exigiendo un trabajo... sí, sí, exigiendo... claro, es que los demás estamos aquí para darte el “oro y el moro”. Hija mía, que hacemos lo que podemos, pero la primera que tiene que moverse eres tú... ¡que el sofá de tu casa ya te tiene querencia!... ¡y la forma de tu culo hecha en los cojines!. ¡Manda huevos!
Una aspirante a voluntaria, se mete en mi despacho y se pone a hablar auténticas tonterías y vanalidades con un voluntario... 10 minutos... 15 minutos... media hora... oigan, ¡que estoy trabajando! ¡Que estoy liado con unas memorias de una subvención que todavía no se han dignado a pagarnos! ¡Que es delicado! ¿Por qué no os contáis vuestras batallitas en la puñetera puerta?
Mira, hemos terminado ya con una sonrisa en la boca, pero no de felicidad, sino de auténtica locura (sabeis a la cara que me refiero, ¿no?, ¡en plan Joker de Batman!) Entre los que exigen, los que no dan un palo al agua, los aburridos de la vida, etc... me tienen frito... o es que será ¡que es Lunes!

viernes, 10 de julio de 2009

Parece mentira

Parece mentira que el tiempo pase tan deprisa y ya vuelves a cumplir años. Ya son... no lo digo, no hace falta, ¿para que ser descortés?, digamos “muchos” que cargas con dignidad a tus espaldas.
Años de pié, llevando tu negocio junto a tu marido para dar de comer a tus hijos. No importaban las horas, los quebraderos de cabeza, los dolores de piernas, el cansancio, la espalda... por no decir los dolores en el alma, los que se llevan por dentro... y que dejaron una marca.
Parece mentira que sostuvieras a tu hijo en brazos, mientras se apagaba su vida, en la sala de espera del hospital, y donde pedías ayuda a gritos, por un apéndice que pudo convertirse en peritonitis. Un susto que acabó, a Dios gracias, bien... pero que dejó una marca.
Parece mentira que ya siendo mayor, te agarraras el vestido en un puño y te montaras en una moto para buscar al hijo que te habían “secuestrado”, buscándolo en barrios marginales, carreteras desiertas y en sus zanjas... que luego apareció a la mañana siguiente sano y salvo... y que te dejó una marca.
Parece mentira que te hayas colado en un hospital, cuando los celadores no dejaban pasar ni a una mosca, vestida entera de blanco, con tu carnet de la Cruz Roja en el pecho, simulando ser una enfermera, para ver a tu marido en la UCI enfermo del corazón... y que luego tuviste que repetir estas visitas durante tantos y tantos años... que te han dejado una marca.
Por eso, cuando te miro, siento tus marcas... las que veo y las que no veo, surcos que hacen camino para mí, y un reflejo de lo que eres ahora. Y por eso, mi señora, me inclino ante ti, me saco el sombrero y te expreso un enorme ”gracias” cuando en realidad lo que te intento decir, con el corazón en la mano, es un enorme e incondicional... “te quiero”.

- a mi madre -

miércoles, 8 de julio de 2009

Poderoso caballero es Don Dinero

Ya uno no recuerda el momento en el que descubre, no sin pesar, que cualquier cosa que pudiera mover al mundo, suele sucumbir ante sus pies. Hoy en día se compra la ilusión y el optimismo con un buen fajo de billetes... por no enumerar el resto...
Buscamos razones para el consumismo sin freno. Fallas a un ser querido y te sientes culpable, quieres demostrar algo más a la persona amada, si celebramos algo... quizás sea mejor si un día te sientas enfrente de esa persona, agarras su cara y con tranquilidad le dices sinceramente que la quieres... y así, podríamos rebatir la teoría.
Quiero un viaje pero a todo tren, un coche mejor, una casa de ensueño, salir a todo trapo... quizás si dejáramos de mirar a nuestro vecino o amigo por encima del hombro y vivas tu vida acorde a lo que realmente necesitas, seas más feliz.
Soy de los que piensa que tu felicidad es inversamente proporcional al numero de regalos/compras inútiles que recibas/realices... e incluso algunos siendo útiles, no son tan necesarios... cuando en realidad esta felicidad material es efímera... “es que tengo que poseerlos, es el último grito, es que yo lo valgo... miiiii tesoooroooo”. :)
Compra el último juguetito del mercado a los aficionados de tu club, que nada más que con la venta de las camisetas (2 por minuto) lo amortizas enseguida... y así, del tema deportivo nos olvidamos por completo... O mejor, oye que si eres un artistazo en vida pero no vendes mucho, muérete, el morbo está servido y el resto se hace sólo... para irte al otro barrio sin saberlo.
Y así, nos olvidamos poco a poco de la esencia de las personas. Somos máquinas de hacer o gastar dinero, muñecos de trapo al antojo de nuestros propios errores, que cometemos una y otra vez y que nos convierte en esclavos de nosotros mismos, prisioneros en una celda que hemos forjado con nuestros antojos... y lo peor es que no sabemos ver más allá de estos barrotes...

viernes, 3 de julio de 2009

This I believe

En los años 50 nació un programa de radio en Estados Unidos de la mano de Edward R. Murrow, como respuesta a la crisis de valores que sufrían los norteamericanos. Consistía en que personas notables de la sociedad y anónimos leyeran un ensayo en tan sólo 3 minutos en el que explicaban abiertamente los valores que les guiaban a través de sus vidas, en qué creían, qué movía sus vidas, por qué luchaban cada día, cuáles eran sus anhelos y sus esperanzas.
Desde el año 2005, y rescatando el espíritu del programa de radio "This I believe", que obtuvo en su día un gran éxito, se creó una web para rescatar este espíritu y donde la participación es mundial.
Como consejo para escribir este ensayo se recomienda que sea concreto, conciso y breve (entre 350 palabras y 500) contando una historia que resuma sus creencias en base a su propia vida, cuando sufrieron algun cambio o prueba. Su historia no tiene porqué ser confortadora o dolorosa – puede incluso ser divertida – pero sobre todo debe ser real.
No sermonee o dogmatice. No es un artículo de opinión. Escriba sobre usted mismo y en primera persona. Sea positivo. Simplemente diga en qué cree o qué no cree, y hágalo con sus propias palabras y frases con las que se sienta cómodo.
Aquí os dejo un enlace del maravilloso ensayo que hizo la escritora Isabel Allende (entre otras personalidades) para el proyecto, que también lo tenemos en español aquí.

miércoles, 1 de julio de 2009

Tímame, no te cortes

Ayer me comentaba una usuaria de avanzada edad que llevaba más de un año pagando a Timofónica 90€ por su ADSL. Pensé en un primer momento que posiblemente estuviera llamando a números que no entran en la tarifa plana, esto es, móviles, los 800 y los 900. Pero nada de eso. Trae "pa cá" la factura, Mari. Le estaban cobrando 40 € por una ADSL de 3mb (otras compañías te ofrecen por este precio todo el paquete incluido) y le cobraban 15 € por otro lado un concepto indescifrable llamado "Servicios de Internet" cuya última línea era la única comprensible (antivirus y antitroyano), concepto que, por cierto nunca solicitó esta señora. Otro dato que me sorprendió fue que la línea se la tarifican a 18.50 €, en vez de 13.50 €. Total, sumas a todo el IVA y te da la cantidad mencionada. Esta mujer lleva 6 meses reclamando a Telefónica todo este tema, y sencillamente, no le hacen caso. Pues nada, cambio de compañía (uno menos a quién timar) y te vas a la OMIC con la carta que en su día escribió a la multinacional de los timos acompañada de las facturas.
Estaba tomándome un café en el bar del barrio y uno de sus vecinos y conocidos de por allí es un abuelo que con la cartilla del banco en la mano entró dando voces, con un cabreo tremendo. Le habían cobrado 7 € sin ninguna razón en su cuenta de pensionista (para este hombre, 7 € es el equivalente a 70 € para cualquiera que lleve una vida de “clase media”). Vete a la Caja y reclama, que te lo devuelven.
Estoy harto de que en este país demos las cosas por sentado cuando hacemos las cosas al revés. Me explico. Primero te la meto, y luego me preguntas. Si además eres inculto, desfavorecido o mayor pues te la cuelo antes y mejor... y para cuando me reclames, pues eso que me he ganado. Después de todo esto, me pregunto si es más ladrón el que te atraca por la calle.. o estas compañías y bancos que se la intentan colar a los más débiles.

lunes, 29 de junio de 2009

Hasta Siempre

Que Farrah Fawcett haya fallecido es una pena. No sólo porque siempre se siente una muerte, sino porque la que se ha ido ha sido todo un icono sexual para la década de los 70 y 80. Para colmo, fallece el mismo día que lo hace Miguel Jacobo, haciendo que su muerte haya pasado un poco desapercibida en los medios. Desde luego, para los que la recuerdan, no.
A mí, con lo de Miguel, me ocurre que tengo un poco el corazón dividido. Si me voy a lo que es el artista, pues la verdad es que ha desaparecido un icono a la altura de los más grandes. Su música rompió barreras y estilos que hasta entonces nadie había creado. Muchas de sus canciones todavía se recuerdan hoy en día, y millones de fans lloran por la pérdida. Todavía recuerdo cuando cantó (y sobre todo cómo bailó) Billy Jean en la gala de la MTV cuando era la primera vez que una persona negra lo hacía en la misma. Impresionante.
Hasta que se le fue la cabeza. Entonces es cuando me voy a la persona, y uno ve que estuvo atormentado durante toda su vida (como casi todo genio). Fue acusado dos veces por pederastia, una no llegó a juicio por un acuerdo de 20 millones de dólares y la otra le absolvieron por no-culpable, que no es lo mismo que inocente, o sea, falta de pruebas. A parte, llevaba años puliéndose el dinero de su renta en sus locuras estéticas y otros, y que no se subía a un escenario desde hace 15. Ahora deja una herencia de deudas y parece que todo el mundo cercano a él quiere “salir por patas”.
Pero como no estamos aquí para juzgar a los demás, que de eso se encargan otros, pues nos quedaremos con el artista y lo que supuso para nosotros sus canciones en nuestra vida.

jueves, 25 de junio de 2009

Internet Seguro.

Hablaba con un usuario del concepto Web 2.0 y la preocupación que tenía con respecto los servicios que ofrece Internet y la seguridad para con sus hijos. Sentía impotencia al reconocer no tener el mismo nivel que su hijo en temas informáticos.
Bueno, es cierto que lo ideal es tener conocimientos informáticos parejos (al menos) con respecto a tus hijos para tener un control sobre lo que hacen o dejan de hacer en la red, pero si no es así, no está todo perdido. Lo mejor es la prevención, dialogo y uso correcto... nunca la prohibición.
Existen blogs que te ayudan a una navegación segura y un decálogo para padres muy útil sobre el uso responsable en Internet que incluyen consejos para los hijos también.
Se pueden utilizar filtros de contenidos especificando la categoría que no quieres que se visite (algunos de ellos son gratis). También debes mantener actualizado el antivirus, antispyware y si tienes un cortafuegos, mejor. Hay métodos alternativos, como ofrece Danba, que te avisa al móvil mediante un sms de las páginas web sospechosas.
Se puede denunciar casos de Cyberbullying y también páginas de pornografía infantil indicando la URL, el nombre o alias del sospechoso y las descripción de las imágenes. Si se estableciera contacto con algún pedófilo, enviar el encabezado del email.
Enviar a Guardia Civil (uco@gcivil.mir.es) ó Dirección General de Policía (denuncias.pornografia.infantil@policia.es) o en la web de denuncias Protegeles del Proyecto Europeo Securenet.
Bueno, espero que toda esta información y consejos os sirva de mucho y os traslade la misma tranquilidad que me mostraba el usuario después de toda esta explicación que le hice, y que hoy, he decidido ponerla aquí.